Cómo elegir un horno para la cocina

En esta ocasión vamos a echar un vistazo a otra tecnología habitual en nuestro hogar a la que muchas veces no préstamos la atención que merece. En concreto os vamos a ayudar a elegir un horno para la cocina buscando algo que se adapte a vuestros gustos, necesidades, funcionalidades y sobre todo que no se exceda en nuestro bolsillo.

Cómo elegir un horno para la cocina

Los distintos tipos de horno para la cocina

Vamos a empezar eligiendo el tipo de horno que necesitamos atendiendo al uso que le vamos a dar.

En total tenemos cuatro tipos de horno entre los que elegir:

  • Los hornos convencionales: se trata del habitual horno que todos conocemos y que funciona calentando el aire haciendo uso de una serie de resistencias colocadas generalmente en la parte superior e inferior de la cavidad interna.
  • Los hornos multifunción: este tipo de horno funciona por convección a la vez que también incorpora un grill que amplía las posibilidades de cocinar distintos tipos de plato.
  • Los hornos microondas: una de sus principales ventajas es que cocinan más rápidamente a la vez que suponen un importante ahorro energético.
  • Los hornos a vapor: finalmente tenemos estos tipos de horno que nos permiten cocinar de una forma mucho más saludable aunque también es cierto que llegan con un precio algo más alto que las otras tres opciones. Cabe destacar que este tipo de horno ha sido utilizado hasta la fecha fundamentalmente en cocinas profesionales.

Comprobar la eficiencia energética

Otro de los aspectos que vamos a tener que analizar mucho es la eficiencia energética. Evidentemente lo ideal es que cuente con la etiqueta A++, aunque está claro que esto es bastante difícil.

Cómo elegir un horno para la cocina b

En cualquier caso siempre es interesante prestar atención a este apartado ya que lo que nos podamos ahorrar en la compra del electrodoméstico finalmente lo podemos acabar pagando y con creces a través de la factura de la electricidad.

Qué funciones queremos utilizar

Otro aspecto importante son las funcionalidades que nos ofrece el horno. En este sentido tendremos que observar el modo en que se produce el calor (cuantos más focos mejor), la posibilidad de hacer uso de un sistema de precalentamiento, si cuenta con la función de aire que agiliza el proceso, si vamos a utilizar el grill y por supuesto también analizaremos las posibilidades que nos ofrece el control de temperatura, es decir, que amplitud nos da la opción de elegir. El rango más alto que podemos encontrar va desde los 30 °C hasta los 270 °C, aunque por norma general en la mayor parte de hogares podremos cocinar sin ningún tipo de problema con rangos de entre 50 °C y 250 °C.

El sistema de limpieza

No es ningún secreto que limpiar el horno es un trabajo bastante desagradable, y es por ello que a día de hoy encontramos algunos hornos pirolíticos que facilitan el proceso mediante un sistema muy sencillo. Lo que hacen es utilizar temperaturas (aproximadamente unos 500 °C) de forma que todos los restos acaban transformados en cenizas, de forma que tan sólo tendremos que pasar una bayeta y ya habremos terminado.

No obstante cabe destacar que este sistema utiliza mucha energía, razón por la cual no debemos excedernos en su uso, y básicamente está más pensado para hornos que utilizamos de forma ocasional y no aquellos que encendemos prácticamente todos los días.

Estos son algunos de los aspectos que debéis tener en cuenta a la hora de elegir un horno para la cocina.

Más de: Noticias

Dejar un comentario