Cómo quitar la pantalla de inicio de Windows 10

Para muchos usuarios la pantalla de inicio de Windows 10 puede llegar a ser excesivamente molesta, muy especialmente si entramos y salimos del sistema operativo a menudo. También conocida como la pantalla de bloqueo de Windows 10, esta imagen nos ofrece alguna información pero por norma general al final se convierte única y exclusivamente en una molestia por lo que vamos a proceder a explicaros como podéis quitarla por completo.

Cómo quitar la pantalla de inicio de Windows 10

Acceder al editor de registro de Windows 10

Imaginamos que en más de una ocasión habéis utilizado el editor de registro de Windows 10, pero si sois novatos en este asunto os vamos a explicar el modo en el que tenéis que proceder.

En primer lugar vamos a pulsar la combinación de teclas: tecla Windows + R con lo que observaréis que en la parte inferior izquierda de la pantalla aparece una pequeña ventana con un recuadro donde podremos escribir.

Tecleamos “regedit” (sin las comillas) y esto nos dará acceso al editor de registro de Windows 10, lugar por el que nos tenemos que mover sin prisas y sobre todo sabiendo lo que estamos haciendo, ya que de lo contrario lo mismo que nos puede servir para solucionar muchos problemas también puede acabar convirtiéndose en nuestra peor pesadilla.

Pasos para quitar la pantalla de inicio de Windows 10

Pues bien, lo que tenemos que hacer es dirigirnos a HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Policies\Microsoft\Win dows y vamos a proceder a crear una nueva clave. Lo único que tenemos que hacer es dirigirnos a la parte de la derecha y haremos clic con el botón derecho del ratón y seguidamente en nueva clave.

Tendremos que escribir un nombre que será Personalization y una vez entremos a ella crearemos un nuevo valor DWORD de 32 bits con el nombre NoLockScreen y seleccionaremos la base hexadecimal. En cuanto al valor que deberemos introducir podremos añadir un 0 con lo que la pantalla de inicio de Windows 10 permanecerá activada, o por el contrario añadiremos un 1 para desactivarla.

Gracias a ello podéis observar que tendréis la posibilidad tanto de activar como desactivar esta pantalla a vuestro gusto, de forma que podréis revertir todo el proceso con tan sólo modificar este sencillo un número.

Esperamos que con este sistema hayáis conseguido quitar la pantalla de inicio de Windows 10 y a partir de ahora no tengáis que aguantar esta molesta imagen cada vez que iniciéis sesión en Windows 10.

Más de: Tutoriales

Dejar un comentario