Configurar apagado y suspensión de la pantalla en Windows 10

En el tutorial que os presentamos a continuación vamos a aprender a configurar el apagado y suspensión de la pantalla en Windows 10, una funcionalidad que deberemos controlar para mejorar nuestra experiencia frente al PC.

Configurar apagado y suspensión de la pantalla en Windows 10

Las ventajas de configurar el apagado y suspensión de la pantalla

No debemos olvidar que las pantallas consumen una cierta cantidad de energía en nuestro PC, a la vez que su vida útil también se basa en las horas que se mantienen conectadas.

Por esa razón, el hecho de configurar el apagado y suspensión de la pantalla en Windows 10 nos abre la posibilidad no sólo de tener un comportamiento más ecológico reduciendo el consumo, sino que también abarataremos la factura de la electricidad y mantendremos en perfectas condiciones nuestra pantalla durante muchos más años.

Pasos para configurar el apagado y suspensión de la pantalla Windows 10

Por esa razón es importante que aprendamos a configurar el apagado y suspensión de la pantalla en Windows 10, es decir, vamos a aprender a elegir si queremos que durante un determinado periodo de inactividad la pantalla se desactive automáticamente. A su vez vamos a aprovechar y también vamos a configurar la suspensión del equipo, es decir, aprenderemos a elegir el tiempo de inactividad que deberá transcurrir para que nuestro PC pase a suspensión sin que por ello perdamos el trabajo realizado.

Pues bien, ambas acciones las vamos a poder llevar a cabo a partir del apartado de configuración de Windows 10, y para acceder al mismo tenemos que hacer clic en el menú Inicio de Windows 10 y seguidamente clic en Configuración.

Nos aparecerá una ventana y a la izquierda tenemos que pulsar sobre “Inicio/apagado y suspensión”:

Configurar apagado y suspensión de la pantalla en Windows 10

En primer lugar encontramos la posibilidad de configurar el apagado de la pantalla. Lo único que tenemos que elegir en la lista desplegable es el tiempo de inactividad que queremos que transcurra antes de que se lleve a cabo dicho apagado. Es importante tener en cuenta que aunque se apague la pantalla no perderemos ninguna información, sino que simplemente pasará un modo de menor consumo eléctrico.

El rango a elegir será entre cinco minutos y dos horas, y para poder optar por un tiempo adecuado debemos considerar sobre todo nuestras ausencias frente al PC e incluso los momentos de inactividad y que aun así seguimos utilizando las funcionalidades del mismo.

Justo debajo podéis ver la posibilidad de suspender el equipo, es decir, podemos hacer lo mismo con el PC que hemos hecho con las pantallas, y todo ello sin la necesidad de perder el trabajo ni las ventanas o programas que tenemos abiertos.

Igualmente elegiremos el tiempo que queremos que transcurra hasta la suspensión y con estas sencillas configuraciones vamos a conseguir ahorrar una gran cantidad de dinero a la vez que también tendremos un gesto más ecológico, y por supuesto alargaremos la vida útil de todos nuestros ordenadores y pantallas.

Más de: Productividad

Dejar un comentario