Consejos para elegir una fuente de alimentación para el PC

La fuente de alimentación es una pieza de nuestro PC mucho más importante de lo que creemos, pero a menudo es en la que menos invertimos, con lo cual no sólo el resto de componentes puede estar en peligro sino que también podemos acabar disfrutando de un rendimiento muy por debajo de lo que nuestro equipo nos ofrecería. Por esa razón vamos a dar una serie de consejos para elegir una fuente de alimentación para el PC a través de los cuales intentaremos ayudaros a escoger de un modo adecuado.

Consejos para elegir una fuente de alimentación para el PC

La forma de la fuente de alimentación para PC

En primer lugar evidentemente vamos a tener en cuenta la forma y el tamaño, y es que dependiendo de la caja que hayamos elegido es posible que nos veamos en la obligación de adaptar esta pieza a sus formas y dimensiones.

La mayor parte de fuentes de alimentación tienen una medida de 150 × 140 × 85 mm, pero por supuesto también vamos a poder encontrar otros muchos modelos más alargados, más reducidos y con formas especiales.

Elegir la potencia de la fuente de alimentación

Por supuesto también es imprescindible que acertemos con la potencia elegida, y en ese sentido vamos a tener que calcular muy bien el consumo de todos los componentes de nuestro equipo.

Es decir, lo que vamos a hacer es sumar los consumos de cada componente, y la cantidad resultante será el mínimo a considerar.

Sobre todo deberemos tener en cuenta el consumo del microprocesador, de la tarjeta gráfica y de los discos duros que tengamos pensado instalar en su interior.

Consejos para elegir una fuente de alimentación para el PC b

Para que os hagáis a una idea, a continuación os indicamos los consumos habituales dependiendo del tipo de equipo que estemos montando:

  • Equipo para ofimática: será suficiente con unos 400 W.
  • Equipo multimedia: en estos casos ascenderemos hasta los 600 W.
  • Estación de trabajo: al menos deberemos contar con 750 W.
  • Equipo para juegos: y para terminar, los ordenadores para juegos deberán tener un mínimo de 850 W aunque en ocasiones tendremos que ampliar incluso hasta los 1200 W.

En cualquier caso es esencial que suméis los consumos que os indicábamos antes, y por supuesto es importante quitarnos de la cabeza la idea de que cuantos más vatios tiene una fuente de alimentación mejor es, ya que los materiales con los que ha sido fabricada juegan un papel esencial.

Comprueba la eficiencia energética de la fuente de alimentación

Finalmente también vamos a prestar atención a la eficiencia energética, para lo cual, desde hace ya varios años se ha establecido una certificación denominada 80+ que nos permite conocer dicha eficiencia.

Por ello es necesario que observemos que incluye el sello el cual nos indica que al menos el 80% (y hasta el 96%) de la energía consumida está siendo dirigida a los componentes internos. No podemos olvidar que el restante se pierde en forma de calor, por lo que aquellas fuentes de alimentación que no cuenten con este sello estarán malgastando más electricidad en calor.

Más de: Hardware

Dejar un comentario