Contraseñas difíciles y seguras pero fáciles de recordar

Seguramente habréis creado multitud de cuentas en multitud de servicios, páginas, foros, redes sociales, programas, etc., pero en muchos casos no somos conscientes de la importancia que tiene el asegurarnos que terceras personas no van a poder acceder a nuestro contenido, de manera que a menudo utilizamos los datos de acceso que son fácilmente adivinarles y, en definitiva, pueden llegar a permitir este acceso con el riesgo que ello conlleva. Por esa razón, en esta ocasión vamos a hablar acerca de la importancia que tiene la utilización de una buena contraseña para todos y cada uno de estos servicios, además de que también buscaremos la mejor forma de crear contraseñas difíciles y que nos resulten lo más fáciles posible de recordar.

Publicidad

La importancia de garantizar nuestra seguridad con contraseñas difíciles

Contraseñas difíciles

En estos momentos vivimos una auténtica revolución tecnológica, hasta el punto que prácticamente no hay ningún hogar que no disponga de al menos un equipo informático utilizado para trabajar, estudiar o incluso para ocio, y de igual manera, prácticamente todos nosotros tenemos cuentas en redes sociales, foros, etc., o incluso utilizamos uno o varios smartphones o dispositivos portátiles, videoconsolas, etc., y si observamos adecuadamente, todos estos elementos tienen una cosa en común, y es que tenemos que crear cuentas e incluso vincular cuentas bancarias, tarjetas de crédito o incluso añadir información importante.

Publicidad

Si toda esta información sale a la luz, nos podemos encontrar con que terceras personas puede suplantar nuestra identidad, o incluso poder acceder a nuestros ahorros, con lo cual es evidente que estamos ante una oportunidad fantástica para simplificar nuestras vidas, pero a la vez tenemos que aumentar nuestra preocupación por la seguridad, y en este sentido no hay nada mejor que optar por una buena contraseña gracias a la cual podamos dificultar el acceso a estos delincuentes a nuestro contenido.
H2 Recomendaciones a la hora de gestionar tus contraseñas

Lo primero que vamos a hacer es daros una serie de recomendaciones a través de las cuales vamos a intentar que tengáis en cuenta algunos aspectos clave que os ayudarán a gestionar mejor vuestras contraseñas, dificultando el acceso a los delincuentes y, por supuesto, haciendo que su camino para averiguar información relacionada con nosotros sea lo más complicado posible.

Una contraseña para cada cosa

Antes de comenzar con las recomendaciones acerca de la creación de contraseñas difíciles, hay que tener en cuenta que a menudo cometemos un error mucho más peligroso de lo que podemos imaginar, y es que utilizamos la misma contraseña baratos o más cuentas.

Hay que tener en cuenta que los delincuentes generalmente se informan adecuadamente acerca de aquellas personas de las que comienzan a obtener información, de manera que no les resulta demasiado complicado poder encontrar otros servicios, cuentas bancarias o lugares donde nos hayamos registrado. Si lo hemos hecho con la misma contraseña, evidentemente van a poder acceder sin ningún tipo de dificultad, y de hecho va a ser lo primero que van a intentar, pero si utilizamos contraseñas diferentes para cada registro, entonces está claro que lo van a tener mucho más difícil puesto que, aunque consigan acceder a un servicio específico, el resto estará cerrado para ellos, de manera que tendrán igualmente que adivinar la contraseña para poder acceder.

No olvides cambiar la contraseña cada cierto tiempo

Cambiar las contraseñas periodicamente

Existen distintos sistemas para obtener las contraseñas de las personas sin su permiso, ya sea accediendo a su cuenta porque se la hayan dejado abierta en algún lugar público, adivinándola debido a que sea una contraseña muy sencilla, o incluso a través de la utilización de unos pequeños programas que se encargan de ir probando todo tipo de contraseñas de forma aleatoria hasta dar con aquella que efectivamente permite el acceso a la cuenta.

Esto significa que, incluso aunque utilicemos contraseñas seguras, siempre existe una mínima probabilidad de que pueda ser adivinada aún que, cuanto más difícil sea la contraseña, más tiempo va a hacer falta para conseguir averiguarla, de manera que si nos proponemos cambiar las contraseñas por ejemplo cada tres meses y utilizamos contraseñas seguras, entonces es prácticamente imposible que nadie logre adivinarla ni tan siquiera utilizando este tipo de programas.

Recuerda cerrar siempre tu sesión antes de levantarte del ordenador

Eso sí, de nada sirve tener una contraseña imposible que adivinar y utilizar todos los sistemas habidos y por haber, si después nos vamos a una biblioteca pública, a un cibercafé, a la Universidad o en cualquier otro lugar en el que otras personas puedan acceder al ordenador que estamos utilizando, y dejamos nuestra sesión abierta.

Esto evidentemente va hacer que cualquier persona pueda acceder a dicha cuenta, cotillear, obtener información o incluso cometer actos delictivos con ella, con lo cual, incluso aunque se trate de un ordenador que tan sólo utilizamos nosotros, puede ser una buena idea acostumbrarnos a cerrar sesión siempre que salimos de cualquier tipo de cuenta, ya sea un correo electrónico, la banca online, foros, etc.

También puedes utilizar las alternativas para la verificación en dos pasos

Como hemos podido comprobar hasta ahora, utilizar una contraseña segura y cambiarla cada cierto tiempo hace que prácticamente sea imposible que nadie entre a nuestra cuenta, claro está siempre y cuando mantengamos la contraseña en secreto y no nos dejemos abiertas las cuentas en ningún lugar público o al que tengan acceso otras personas, pero si queremos aumentar todavía más la seguridad, entonces lo mejor que podemos hacer es activar los sistemas de verificación en dos pasos.

Como ya sabéis, por defecto en todas las cuentas tenemos que introducir un nombre de usuario y una contraseña, que básicamente sería la verificación estándar para cualquier tipo de cuenta, pero además, muchas de ellas también nos ofrecen la posibilidad de activar una segunda verificación, la cual dependerá de nuestras necesidades pero generalmente se da un código que recibiremos en nuestro teléfono móvil y que será necesario, junto a la contraseña que utilicemos, para poder acceder a nuestra cuenta.

Te podría interesar  Pasword Alert, la extensión que protege tu contraseña de Gmail

Dicho código caduca en apenas unos minutos, de manera que una vez que lo hemos utilizado, ya no importa que pueda ser visto por terceras personas, puesto que será simplemente un código inválido al que no podrán dar ninguna utilidad.

De esta forma, incluso adivinando nuestra contraseña, será totalmente imposible que puedan acceder a nuestra cuenta, ya que el teléfono lo llevamos con nosotros mismos y, por lo tanto, este código nunca lo van a tener disponible.

Consejos para crear contraseñas difíciles y garantizar la máxima seguridad

Consejos para crear una contraseña segura

Ahora que ya tenemos claras algunas de las pautas elementales acerca de la gestión de contraseñas, es el momento para aprender a crear contraseñas difíciles y, de esta forma, conseguir garantizar al máximo nuestra seguridad.

Las contraseñas prohibidas

Existen las que podríamos considerar como contraseñas prohibidas, es decir, una serie de contraseñas que se usan y han utilizado con mucha frecuencia y que, por lo tanto, son fácilmente adivinarles.

Algunas de las más frecuentes son aquellas que están directamente relacionadas con nosotros como por ejemplo repetir el nombre de usuario a modo de contraseña, utilizar nuestro nombre, apellidos, la fecha de nacimiento también es una contraseña muy fácil de adivinar y, por supuesto, también hay otras muy sencillas como por ejemplo la tradicional 12345678.

Básicamente este tipo de contraseñas no las vamos a utilizar absolutamente nunca, es decir, no vamos a caer en el error de que, por querer recordar fácilmente la contraseña, utilizar una opción accesible por prácticamente cualquier persona.

Cómo debe ser una contraseña segura

En primer lugar, para qué una contraseña se asegura es muy importante que cumplamos los consejos del apartado anterior, es decir, evitar las contraseñas al uso que son fáciles de adivinar, pero por supuesto también es esencial que tengamos en cuenta otras particularidades que nos ayudarán a garantizar la máxima seguridad.

Una contraseña debe tener una buena dimensión, es decir, si utilizamos pocos caracteres, entonces evidentemente va a ser mucho más fácil poder adivinarla que si optamos por una contraseña más extensa.

Además, la mejor forma de garantizar la seguridad en la contraseña es utilizar una combinación de letras mayúsculas, letras minúsculas, números y caracteres, consiguiendo de esta forma que la cosa se complique sobremanera.

Evidentemente, en ningún momento debemos utilizar ninguna palabra existente, es decir, aunque la podemos con números y caracteres, al existir una palabra específica, muy especialmente si está relacionada con nosotros, los programas para averiguar las contraseñas lo tendrán mucho más fácil de adivinar, así que ya sabéis, nunca se forman palabras que puedan existir en el diccionario.

Contraseñas difíciles pero fáciles de recordar

Cómo crear contraseñas fuertes pero fáciles de recordar

Pero evidentemente, si tenemos en cuenta las recomendaciones para crear una contraseña segura, lo que nos encontramos es con la práctica imposibilidad de poder recordarlas en el momento en el que las vayamos a utilizar.

Es decir, yo puedo recordar fácilmente una contraseña que sea del tipo “chorizofresco”, pero si es del tipo “93h4ghf*-g3w4r5g”, yo puedo tener una mente prodigiosa que podréis recordar una contraseña, pero no todas las que vaya a crear para todas y cada una de mis cuentas.

Por esa razón, lo que podemos hacer es crear contraseñas inspiradas en frases, párrafos o conceptos específicos que podamos recordar, es decir, vamos a dar lugar a una contraseña en base a algo que podamos relacionar y que nos ayude a poder recordarlas.

Imaginad por ejemplo que nos vamos a registrar en una página de humor, con lo cual evidentemente va a resultar fácil recordar que la contraseña que creemos pueda estar relacionada con un chiste, y de esta manera, lo único que tenemos que hacer es buscar una combinación que nos ayude a evitar utilizar palabras específicas y, por supuesto, añadir también números, mayúsculas y minúsculas y caracteres.

Por ejemplo, del chiste:
Mamá, mamá, el abuelo está malo.
Pues apártalo y cómete las patatas.

Podemos obtener una contraseña fácil de recordar que por ejemplo podría ser “1Mmeaem*2Payclp”.

Como podemos observar, hemos utilizado todos los recursos necesarios para una contraseña segura, y básicamente lo único que hemos hecho es marcar con uno el primer párrafo y con un dos el segundo párrafo, mientras que hemos colocado la primera letra de cada palabra (en mayúscula o minúscula según corresponda), y un simple asterisco para separar ambos párrafos.

De igual manera podemos actuar con cualquier tipo de frase, párrafo o contenido, consiguiendo de esta forma tener la total certeza de que vamos a poder crear una contraseña que va a ser prácticamente imposible de adivinar, pero con la particularidad de que, con tan sólo acordarnos de ese recurso, vamos a poder recomponerla cada vez que sea necesario, logrando de esta forma acceder a nuestras cuentas incluso sin la necesidad de utilizar recursos como por ejemplo los gestores de contraseñas, muy útiles pero que también entrañan sus riesgos.

Estas son las recomendaciones que os queríamos dar acerca de las contraseñas difíciles, logrando de esta forma que podáis aumentar al máximo vuestra seguridad y la de todo el contenido almacenado en vuestras cuentas.

Contraseñas difíciles y seguras pero fáciles de recordar
Votos: 5 - Media: 5

Artículos relacionados: