Crean una batería que se enfría sola y evita incendios y explosiones

En la Universidad de Stanford han conseguido crear una batería que tiene la capacidad para enfriarse por sí mismo con lo que, entre otros, se evita tanto incendios como explosiones que en algunas ocasiones presenciamos en algunos dispositivos actuales.

Crean una batería que se enfría sola y evita incendios y explosiones b

Una batería de litio que no explota

Las baterías actuales no son precisamente una panacea, y es que ofrecen una autonomía bastante escasa para montar en dispositivos que requieren un consumo considerable.

Esto hace que en más de una ocasión hayamos podido comprobar que estamos utilizando por ejemplo nuestro Smartphone abriendo varias aplicaciones y de repente empezamos a notar que se calienta más de la cuenta.

Normalmente esto no supone un riesgo excesivo más que el hecho de que disminuye la vida útil de la propia batería e incluso del propio terminal, pero ya se ha dado algún que otro caso en el que la batería de litio acaba explotando o incluso incendiándose en el dispositivo, un riesgo que evidentemente no vamos a querer sufrir.

Este problema se acentúa sobre todo durante los meses de verano, pudiéndose observar incluso un hinchamiento de la propia batería que acaba presionando al resto de componentes del dispositivo por lo que puede acabar incluso rompiéndolos debido al exceso de presión.

La solución de los científicos de Stanford

Para poder solucionar esto, evidentemente el objetivo sería evitar que la batería se calentase en exceso, y es por ello que este grupo de científicos de la Universidad de Stanford ha decidido crear una batería dotada de inteligencia a través de la cual consigue detectar estas condiciones para actuar frente a ellas del modo más adecuado.

Crean una batería que se enfría sola y evita incendios y explosiones

Básicamente, lo que ocurre es que la propia batería detecta el exceso de temperatura con lo cual procede a pagarse automáticamente con el claro objetivo de enfriarse hasta alcanzar una temperatura adecuada.

Cuando esto ocurre de nuevo volverá a reiniciarse de forma automática y seguirá funcionando ofreciendo el máximo rendimiento y sin perder sus características debido al exceso de calor.

Esto se consigue mediante la utilización de una serie de filamentos que transmiten la energía hasta el litio. Sin embargo, en el momento en el que se produce el calentamiento es cuando aparece la hinchazón, por lo que éstos hilos pierden el contacto entre sí. Esto hace que automáticamente se corte la corriente eléctrica y en ese mismo instante comience el enfriamiento de la batería.

No obstante, y como siempre ocurre con estos interesantes inventos, por el momento tan sólo se trata de un proyecto que hasta la fecha no ha salido de los propios laboratorios de la Universidad de Stanford. Sin duda estamos deseosos de que todo salga adelante y en el menor tiempo posible podamos conocer una nueva batería no sólo más segura sino con una vida útil más larga, una mejor autonomía, un mejor rendimiento y sobre todo que no estropee nuestros dispositivos y dejé atrás la mala fama que últimamente van arrastrando las baterías de litio.

Más de: Hardware, Noticias,

Dejar un comentario