¿Cuánto puede resistir un móvil abandonado al aire libre?

¿Te ha ocurrido alguna vez que sales al parque o vas al jardín de casa, te olvidas el móvil por un instante y regresas desesperado, esperando que nada malo le haya pasado? Pues bien, tienes que saber que en ese caso es fundamental que contemos con un dispositivo con certificación IP. Y como para muestra basta un botón, vamos a mencionar un curioso caso que se ha viralizado de forma reciente, el que tiene como protagonista a un ciudadano coreano, llamado Bae Gyu-ryong, del que en principio vamos a decir que realizaba trabajos al aire libre hasta siete meses, cuando perdió su Galaxy S5 de Samsung entre la maleza en modo silencioso, dándolo por extraviado definitivamente a los pocos días ante la imposibilidad de poder hallarlo bajo ninguna circunstancia.

Galaxy S5 IP

La increíble historia de un Galaxy S5

Por supuesto, pasó todo el invierno con sus fríos y lluvias, pero con la llegada de mejores temperaturas, nuestro protagonista de hoy volvió a dirigirse al jardín de su casa, donde prácticamente por accidente volvió a encontrarse con el dispositivo, al que creyó destruido por su exposición a la intemperie durante más de medio año. Lo curioso es que una vez que se aseguró de haber secado el móvil, y luego de recargarlo a la corriente, su Galaxy S5 salió funcionando como si absolutamente nada le hubiera ocurrido en ese tiempo.

Evidentemente, no es un detalle menor al respecto el hecho de que el Galaxy S5 haya sido el primer buque insignia de la compañía coreana en incorporar la certificación IP67, que daba cuenta de su resistencia tanto al agua como al polvo, para mantenerse sumergido por media hora hasta un metro de profundidad sin problemas. Y aunque al momento de su lanzamiento oficial se realizaron todo tipo de pruebas para comprobar su resistencia final, queda claro que ninguna puede ser tan terrible como exponerlo a variables condiciones climáticas durante más de medio año.

Más allá de eso, queda claro que la experiencia positiva de Bae Gyu-ryong no es motivo suficiente como para que estemos recomendando y mucho menos incitando a todos nuestros usuarios o lectores a dejar el teléfono abandonado en exteriores, sobre todo en condiciones de lluvia o en bordes de la piscina. Como siempre decimos cuando se presenta un nuevo smartphone con certificación IP, que sea resistente al agua no quiere decir que podamos mojarlo de forma permanente, así que mejor que seas cuidadoso en ese sentido.

Y por otro lado, no podíamos dejar de señalar otro aspecto curioso, y es que si este usuario se hubiera tomado la molestia de vender en su momento el Galaxy S5 en cuestión para dar un salto generacional al Galaxy S6, por supuesto también de Samsung, probablemente esos siete meses hubieran acabado con él. Y es que aunque suene extraño, el buque insignia del año pasado de la coreana, ya sucedido a su vez por el Galaxy S7, no contaba con esta certificación que le protege tanto del agua como del polvo, la que por suerte, ahora ha vuelto a ser incorporada.

Más de: Móviles

Dejar un comentario