El ADN podría ser el almacenamiento del futuro

ADN

Publicidad

Olvídate del Compact Disc, del DVD, del Blu-Ray, de los discos duros y de cualquier otra forma de almacenamiento que has conocido hasta ahora. El futuro del almacenamiento de datos está en algo que no imaginarías: el ADN. En Zurich, un grupo de investigadores del Swiss Federal Institute of Technology ha conseguido desarrollar un sistema con el cual es posible utilizar nuestro ADN como un sistema de almacenamiento masivo -y que es virtualmente perpetuo. Según apuntan, tan solo un gramo de ADN es capaz de almacenar 455 exabytes de datos, una cantidad que se aproxima a la que se habría estimado que tenía todo Internet hace un par de años.

Lo cierto es que puede sonar genial, pero hay algo aún más increíble. No solo es capaz de almacenar una enorme cantidad de información sino que también lo puede hacer durante una gran cantidad de tiempo. Para conocer cuánto tiempo podrían almacenar la información sin que ésta fuese dañada han evaluado su longevidad sometiendo al ADN a temperaturas de 60, 65 y 70 grados, temperaturas que permitirían simular el paso del tiempo. Después de una semana bajo estas temperaturas, los datos se mantuvieron completamente legibles y sin ningún problema. Eso quiere decir que es capaz de almacenar la información durante 2.000 años sin problema, siempre y cuando la temperatura se mantuviese en 10 grados centígrados. En el caso de que se conservasen a -18 grados centígrados la longevidad aumentaría, hasta unos teóricos 2 millones de años.

Publicidad

Esto quiere decir que podríamos encontrarnos ante la ‘forma de almacenamiento definitiva’. Si no fuese por un pequeño detalle: el costo de almacenar la información.

Utilizar el ADN como almacenamiento no es barato, y así lo han demostrado en Zurich. Las pruebas las han realizado con archivos de texto de 83 KB. Almacenar estos ‘míseros’ 83 KB tiene un coste cercano a los 1.500 dólares, por lo que es inviable para almacenar grandes cantidades de información. Solo tendría que almacenarse información imprescindible que tenga que llegar a un futuro.

Claro que conociendo el almacenamiento como lo conocemos -pasó de unos pocos kilobytes hace unas décadas a ahora conseguir almacenar decenas de terabytes en un único disco duro- no sería raro que en un futuro no muy lejano se diese con una forma más sencilla, práctica y económica de utilizar el ADN como almacenamiento. Aunque, como digo, para eso habrá que esperar bastante tiempo.

El ADN podría ser el almacenamiento del futuro
Vota este artículo

Artículos relacionados: