El brazo protésico que se controla mediante impulsos nerviosos

La tecnología sin duda es esencial para poder mejorar la calidad de vida de todos y cada uno de nosotros, llegando incluso a salvar la vida de algunos de sus usuarios creando máquinas de diagnóstico como la de Bill Gates, fabricando ropa inteligente sorprendente que permite comprobar nuestro estado e incluso emitir avisos en caso de urgencia, crear prótesis, y un largo etcétera. Por esa razón, hoy volvemos a conocer otra de las noticas que nos animan a seguir adelante investigando y compartiendo toda nuestra información, que no es otro que el brazo protésico que se controla mediante impulsos nerviosos, una idea fantástica que permitirá recuperar la movilidad a aquellas personas que por cualquier razón carecen de uno o varios miembros.

Publicidad


brazo protésico

El proyecto de la Universidad Tecnológica Chalmers

Este proyecto encabezado por la Universidad que se encuentra situada en Suecia, más concretamente en Gotemburgo, sin duda ha supuesto un cambio en el concepto de prótesis que teníamos hasta ahora.

Publicidad

Se trata de un brazo que nos permite manejarlo mediante órdenes mentales, es decir, de un modo similar al funcionamiento de un brazo normal y corriente.

En realidad no se trata de un sistema nuevo, ya que existen otras opciones como aquellas que funcionan mediante la implantación de sensores en la piel o incluso en el cerebro, siendo esta última una técnica invasiva. Sin embargo, este proyecto ha querido llegar más allá, implantando el sensor en el hueso para conectarlo directamente con la prótesis, uniendo nervios y músculos en un complejo sistema que permite hacer uso de la “instalación” de nuestro cuerpo para lograr la movilidad.

El primer implante

Ya se ha llevado a cabo el primer implante en un paciente de Suecia, el cual ahora cuenta con un brazo artificial que le ha devuelto gran parte de la movilidad que había perdido.

Sin duda alguna, las pruebas están resultando muy positivas, y es evidente que nos encontramos en la antesala de un sistema que seguirá avanzando y dentro de menos de lo que pensamos será de uso habitual, devolviendo la calidad de vida a aquellas personas que han tenido que ser amputadas.

La técnica del implante del brazo protésico

Para poder llevar a cabo el implante se ha procedido a una técnica denominada osteointegración, la cual permite, mediante cirugía, implantar la prótesis de titanio directamente al hueso y realizar las conexiones necesarias para que el implante tenga la capacidad de interpretar las órdenes del cerebro para realizar movimientos lo más similares a la realidad posibles.

El período de adaptación

Sin embargo, este proceso requiere de un período de adaptación, por lo que el paciente tuvo que verse sometido a una serie de pruebas llevadas a cabo mediante realidad aumentada para posteriormente practicar con una prótesis que estaba desconectada de su cuerpo.

Finalmente todo salió de forma correcta y en estos momentos se va adaptando a la perfección a este nuevo sistema protésico.

A continuación os dejamos los vídeos a través de los cuales podréis conocer un poco mejor este proceso que todavía se encuentra en evolución, ya que por el momento, la mayor parte de información se transfiere del cerebro al brazo, pero ya se está trabajando para realizar el proceso inverso, es decir, conseguir la sensibilidad mediante información que se transmita del brazo al cerebro.

https://www.youtube.com/watch?v=Z3uE4bRSkMc

El brazo protésico que se controla mediante impulsos nerviosos
Vota este artículo

Artículos relacionados: