El fracaso de las Google Glass

Las Google Glass nacieron como un dispositivo sin duda alguna sorprendente y con muchas opciones, pero lo cierto es que con el paso de los años se ha tenido que enfrentar a múltiples altibajos, y uno de los más recientes son las críticas hacia el propio sistema debido a que se considera puede llegar a vulnerar la seguridad y privacidad de las personas y estamentos. Pero esto no ha sido la razón principal de su fracaso, sino que existen distintos juicios acerca de este dispositivo y la dificultad para lograr que se acabe imponiendo en el mercado. A continuación analizaremos este fracaso de las Google Glass y la razón por la que Google ha decidido retirarlas del mercado.

Publicidad

El fracaso de las Google Glass

Ya no podremos comprar Google Glass

Sin embargo, pese a que aparentemente se trata de una mala noticia, en realidad debemos tener muy claro que las Google Glass han supuesto un primer paso para desarrollar unas gafas inteligentes que además han inspirado a otros desarrolladores como es el caso de Microsoft.

Publicidad

Sin embargo, todavía presentaba demasiadas carencias y juicios encontrados que han llevado a dejar de lado este proyecto a la espera de sacar más adelante uno nuevo corrigiendo los problemas y favoreciendo, entre otras cosas, una bajada de precio.

Las principales razones del fracaso de las Google Glass

Comencemos por su precio, y es que las Google Glass suponen un desembolso importante. Su precio de salida al mercado fue de 1500 $, algo demasiado elevado cuando hablamos tan sólo de unas gafas que pueden resultar interesantes pero que en principio no nos van a suponer una ventaja excesivamente destacada.

Te podría interesar  Otra posible multa de la UE a Google por competencia desleal en Google Search

Por otra parte, muchos usuarios han criticado la baja calidad de su cámara, la cual ofrece una resolución menor de 1 Mpx, algo que puede resultar casi escandaloso teniendo en cuenta su precio.

El fracaso de las Google Glass b

Además, el cliente final no ha llegado a considerar su adquisición, ya que tan sólo estuvo a la venta un día en Estados Unidos y las ventas dejaron mucho que desear pese a la gran popularidad y a la mercadotecnia ofrecida durante años.

En cuanto a las funciones, se activan principalmente a través de voz, pero este aspecto no ha sido todavía suficientemente trabajado, por lo que presenta algunas irregularidades.

A su vez, algunos desarrolladores consideran que no es una idea demasiado acertada, puesto que las gafas van perdiendo la tendencia en cuanto a moda y funcionalidad, por lo que, parece a priori absurdo pagar 1500 $ por algo por lo que otras personas pagan dinero para operarse, es decir, dejar de necesitar las molestas gafas.

En esencia, el proyecto de las Google Glass supone un cambio interesante, y una tendencia que poco a poco se irá adaptando y estamos convencidos de que ofrecerá algunas ventajas importantes. Sin embargo, el problema es que no tiene un enfoque claro, es decir, no existe un cliente objetivo, sino que se ofrece a modo de gadget por lo que finalmente su adquisición se basa fundamentalmente en amantes de la tecnología pero sin un uso particular.

Conforme vayamos conociendo nuevos avances os iremos informando.

El fracaso de las Google Glass
Vota este artículo

Artículos relacionados: