Saltar al contenido

El hardware que se autodestruye una vez finalizada su vida útil

Últimamente estamos viendo algunos avances muy interesantes que nos permiten una mejor funcionalidad a través de la tecnología, y por ello hemos considerado interesante hablar de unos nuevos circuitos que tienen la capacidad de autodestruirse una vez que finaliza su vida útil.

El hardware que se autodestruye una vez finalizada su vida útil

Los circuitos y la contaminación

Es evidente que la tecnología ha hecho mucho por nosotros en los últimos años; vemos avances constantes que nos ayudan a disfrutar de una vida mucho más estable y mejorando la calidad de personas con dificultades.

Un buen ejemplo de esto es la domótica, o incluso las impresoras 3D que ayudan a salvar vidas, pero el problema que nos encontramos es que todos estos aparatos y dispositivos cuentan con una vida útil determinada, por lo que al finalizar la misma, procedemos a sustituirlos por otros nuevos pero, ¿qué pasa entonces con el viejo? En buena parte se procede a su reciclaje, pero no debemos olvidar que los circuitos cuentan con elementos tóxicos, los cuales no se pueden recuperar y fomentan la contaminación.

Por ello, diversos expertos se esfuerzan día tras día no ya sólo por mantener la eficacia y evolución de la tecnología, sino también por encontrar sistemas que nos ayuden a evitar esta situación, utilizando productos y herramientas cada vez más limpios, menos perjudiciales y más seguros.

Un buen ejemplo de esto son los nuevos dispositivos que tienen la capacidad de disolverse en el agua y que son el centro de nuestro artículo de hoy.

El hardware soluble que se autodestruye

Sin duda se trata de una idea fantástica, ya que cuando finalice la vida útil de nuestros dispositivos, lo único que tendremos que hacer es introducirlos dentro del agua y en poco tiempo veremos que se han disuelto por completo sin dejar ningún tipo de rastro ni contaminación alguna.

En principio podemos considerar que quizás hablaríamos de herramientas muy sensibles que se podrían estropear con facilidad, pero la realidad es bien distinta, ya que estos dispositivos tendrían su cometido concreto como la aplicación dentro del mundo de la medicina.

El hardware y la tecnología en la medicina

El primer objetivo de este tipo de hardware estaría destinado a aquellos dispositivos tecnológicos que se introducen en el interior del cuerpo de determinados pacientes.

Una vez que finalizase su vida útil, desaparecería por completo sin la necesidad de proceder a la cirugía para extraerlos.

Al disolverse y no contar con productos perjudiciales, no afectarían en absoluto al paciente, y en poco tiempo ya no se encontrarían en absoluto dentro de su cuerpo.

Sin duda se trata de una idea fantástica que imaginamos que posteriormente se traspasará a otros dispositivos de uso habitual, aunque debemos ser realistas en estos casos, ya que se trata de un sistema bastante complejo del que todavía no se ha conseguido avanzar como para comenzar a realizar pruebas reales.

Por ello, es importante que tengamos paciencia, pero lo que está claro es que las primeras piedras ya se están poniendo en el orden correcto, y es muy probable que nos sorprendan antes de lo que imaginamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *