El nuevo proyecto de carretera de Intel y Carnegie Mellon

A todos nos ha ocurrido en alguna ocasión que estamos realizando un viaje por la noche y nos encontramos con una visibilidad mínima o incluso nula. En ese instante procedemos a conectar las luces largas de nuestro vehículo pero tenemos que estar atentos a los momentos en los que nos cruzamos con otros conductores, ya que de lo contrario podemos deslumbrarlos con lo que acabaríamos teniendo un accidente. Este aspecto resulta muy importante para Intel y Carnegie Mellon, los cuales han decidido unirse para crear un sistema que nos ayudará a maximizar la visibilidad pero evitando que molestemos a otros conductores.

Publicidad

El nuevo proyecto de carretera de Intel y Carnegie Mellon

La luz en la carretera

Y es que los deslumbramientos son un ingrediente para acabar teniendo un accidente, por lo que hay que extremar las precauciones en las circunstancias de baja visibilidad. Además, aquí se unen dos factores, que es el hecho de que necesitamos una mayor cantidad de luz a la vez que en el exterior disminuye, un contraste que amplía aún más este deslumbramiento.

Publicidad

Por ello, el proyecto pasa por crear un sistema inteligente que se encargará de iluminar tan sólo los puntos importantes de la vía, evitando de esta forma que la luz llegue directamente a nuestros ojos.

El proyecto de Intel y Carnegie Mellon

Ya han transcurrido dos años desde que este proyecto se puso por primera vez en la mesa, y sin duda hemos podido conocer algunos avances muy interesantes como el hecho de reducir el reflejo que se produce de la luz de nuestro vehículo sobre la nieve y la lluvia, pero el equipo tiene claro que quiere ir mucho más allá y ha comenzado a ampliar sus horizontes creando este sistema inteligente controlado por ordenador que evitará los deslumbramientos.

Su funcionamiento es bastante complejo, y se basa en un proyector formado por cerca de 1 millón de espejos de reducidas dimensiones, los cuales son alumbrados de forma inteligente mediante el control de un ordenador. Es decir, en todo momento, el ordenador se encargará de indicar qué espejos tienen que permanecer encendidos y cuáles no.

Para poder averiguarlo, este ordenador está conectado a una cámara de infrarrojos que se encargará de ir escaneando y analizando todo el entorno por el que se va desplazando nuestro vehículo.

Esta cámara irá buscando las señales de tráfico, los objetos, lluvia, nieve, etc. con el objetivo de distinguirlos incluso de los propios conductores.

De esta forma, en apenas 2 ms el sistema activará y desactivará los espejos de forma independiente con lo que se creará una combinación perfecta del alumbrado.

A la espera de que el proyecto se haga realidad

No obstante, este proyecto todavía cuenta con mucho tiempo por delante, ya que son conscientes de que no se trata de algo precisamente fácil. Por esa razón, hasta dentro de varios años no podremos disfrutar de este sistema en nuestros vehículos, pero sin duda alguna, cuando comience a ser montado en los nuevos coches, camiones, autobuses, etcétera sin duda alguna ser un momento fantástico que ayudará a mejorar tanto la seguridad al volante como la comodidad en nuestros viajes.

El nuevo proyecto de carretera de Intel y Carnegie Mellon
Vota este artículo

Artículos relacionados: