El problema sin solución de los coches conectados

A menudo nos gusta hablaros acerca del modo en que la tecnología influye positivamente en los nuevos vehículos. Sin embargo, no todo son buenas noticias, y es que hoy vamos a hablar sobre un problema que por el momento no tiene solución en relación con los coches conectados. Pero para los que no estéis muy puestos en estos temas, seguidamente vamos intentar analizar un poco de qué se trata y sobre todo pondremos las cartas sobre la mesa para tener esperanza y que todo se pueda solucionar a la mayor brevedad posible.

Publicidad

El problema sin solución de los coches conectados

La conectividad de los nuevos vehículos

A día de hoy, prácticamente cualquier vehículo que sale de un concesionario siendo nuevo ofrece algún tipo de sistema de conectividad. Esto puede ser muy positivo en el sentido de que nos permite un amplio abanico de funcionalidades e incluso aumenta nuestra seguridad al volante.

Publicidad

Sin embargo, en realidad existe un pequeño hueco que directamente afecta a nuestra seguridad, y es que esta conectividad no sólo se puede utilizar para aspectos positivos, sino que también puede llegar a perjudicarnos, ya que en todo momento se puede saber qué es lo que hacemos, dónde estamos, qué carreteras frecuentamos, etcétera.

El peligro de los coches conectados

Esto significa que si toda esta información cae en manos poco apropiadas se puede acabar convirtiendo en un importante y serio problema, dando lugar incluso a la pérdida del control del vehículo, teniendo la posibilidad de ser conducidos de forma remota.

Sin embargo, toda esta nueva tecnología que tanto nos ha sorprendido en los últimos meses ha salido al mercado de forma quizás podríamos decir brusca, pero es ahora cuando los fabricantes afirman que no están preparados para hacer frente a los peligros que puede suponer.

La dificultad de proteger los datos

Y es que resulta verdaderamente complicado conseguir proteger nuestros datos, y sobre todo está claro que hay un sentimiento generalizado de que en realidad esta situación ha pillado de nuevas a los fabricantes, es decir, la mayor parte de ellos ni tan siquiera se lo había planteado.

El problema sin solución de los coches conectados b

El problema fundamental es que estos fabricantes reciben información acerca del funcionamiento de nuestro vehículo e incluso de nuestra conducción, la cual se traslada a servidores que serán del propio fabricante o inclusive de terceros. Toda esta información no está asegurada a través de sistemas de seguridad, los cuales en la mayor parte de los casos ni tan siquiera existen.

La creciente preocupación en el sector automovilístico

Y es que pese a la situación y la gravedad del asunto, lo cierto es que prácticamente tenemos la sensación de que a nadie le preocupa esto, pero está claro que existe incluso la posibilidad de que cualquiera controle un vehículo de forma remota, algo que aunque parezca de ciencia ficción en realidad ya es posible incluso con vehículos que nunca antes hubiésemos imaginado.

Sin duda alguna se trata de un tema muy serio que esperamos no dañe la imagen de los coches conectados, pero por supuesto deberá ser solucionado a la mayor brevedad posible.

El problema sin solución de los coches conectados
Vota este artículo

Artículos relacionados: