Energía fotovoltaica

Dentro de los distintos tipos de energía solar, la energía fotovoltaica es el sistema que nos permite obtener electricidad a partir de una instalación que generalmente será autónoma. A continuación vamos a considerar algunos de los aspectos más interesantes de este tipo de sistemas con el objetivo de que nuestros lectores puedan conocerlo un poco mejor y así solventar sus dudas.

Energía fotovoltaica

El sistema fotovoltaico

Para una instalación fotovoltaica, la estructura base que vamos a necesitar son las placas fotovoltaicas que están fabricadas en distintos materiales entre los que destaca el silicio, un conversor que convierte la corriente alterna en corriente continua y unos acumuladores que son una serie de baterías donde se irá almacenando la electricidad a la espera de su uso.

Los paneles son los encargados de absorber la radiación del sol, y por norma general cuentan con una garantía de funcionamiento de 25 años, aunque hay que tener en cuenta que conforme va pasando el tiempo su eficacia se va reduciendo. No obstante, la mayor parte de captadores fotovoltaico garantizan desde un 80% de eficacia a los 25 años.

Publicidad

En este sentido es importante comprar productos de calidad sin escatimar en exceso el coste, ya que en el mercado existen algunas opciones muy económicas pero no sólo nos darán problemas a la hora de ofrecernos un buen rendimiento sino que envejecen mucho más rápido y pierden sus cualidades antes de lo que nos imaginamos, lo que se traduce finalmente en un coste mayor.

El mantenimiento del sistema fotovoltaico

Por otra parte, si estamos pensando instalar energía fotovoltaica es importante prestar atención al mantenimiento, aunque cabe destacar que no es excesivo pero sí deberemos considerar realizar una serie de revisiones cada cierto tiempo para garantizar nuestra seguridad.

En primer lugar, la instalación de baterías y sistemas eléctricos se realizará de forma independiente, es decir, es muy importante tener en cuenta que este equipo no se puede instalar directamente en cualquier habitación de nuestro hogar, ya que existen riesgos de diversa índole.

En cuanto al mantenimiento, fundamentalmente destacamos dos aspectos; en primer lugar la limpieza de las placas, y en segundo lugar, cada cierto tiempo será necesario sustituir las baterías, ya que son el elemento que más se va deteriorando con el paso del tiempo.

Formas de instalar la energía fotovoltaica

Finalmente, la energía fotovoltaica se puede utilizar de dos formas distintas. Por una parte tenemos la posibilidad de realizar una instalación autónoma, que es aquella que nos permite disponer de electricidad sin la necesidad de que haya una Red eléctrica cercana.

Por otra parte, si contamos con un tendido en las proximidades, otra opción es no instalar baterías y conectarnos a la Red, de forma que acumularemos la electricidad directamente en ella.

Esta segunda opción puede ser muy interesante para evitar el gasto de las baterías (el cual es considerable), además de que nos garantizaremos que dispondremos de electricidad constantemente, aunque consumamos más de lo que producimos. No obstante, deberemos hacer frente a las facturas eléctricas y como añadido deberemos realizar un pequeño pago mensual por utilizar la Red como acumulador.

Publicidad

Artículos relacionados: