Saltar al contenido

Energía térmica y termodinámica

Recientemente estuvimos hablando acerca de los distintos tipos de energía solar, uno de los sistemas más eficientes para obtener electricidad y agua caliente de forma ecológica y más económica. Sin embargo, hoy nos vamos a centrar en la energía térmica y en la energía termodinámica, dos formas fantásticas con las que podremos calentar agua para muy diversos usos.

Energía térmica y termodinámica

La energía térmica

Comenzamos con la energía térmica, la cual nos permitirá como hemos comentado antes calentar agua ya sea para obtener agua caliente sanitaria (ACS), calefacción, suelo radiante y climatización de piscinas como usos principales.

En este sentido nos encontramos dos grandes sistemas entre los que podremos elegir.

Energía térmica mediante captador plano

En primer lugar hablaremos del captador plano, un sistema que ha sido utilizado y que incluso todavía se sigue instalando en algunos lugares, aunque ha ido cayendo en desuso tras la aparición de los tubos de alto vacío de los que hablaremos más adelante.

Este sistema cuenta con una o varias placas que serán las encargadas de absorber la radiación, un depósito donde se acumulará el agua calentada (fundamentalmente para agua caliente sanitaria), una válvula de expansión (en determinados casos) y dependiendo del tipo de instalación, también incluirá algunos elementos extra.

Su objetivo es calentar el agua y distribuirla a través de los conductos.

Energía térmica mediante tubo de alto vacío

Por otra parte también tenemos los tubos de alto vacío, el sistema más novedoso para calentar agua.

El esquema fundamental de este tipo de instalaciones se asemeja considerablemente con el que hemos comentado en el punto anterior relacionado con los captadores planos. Sin embargo, la diferencia fundamental estriba en que en este caso la placa no es la tradicional plana que todos conocemos, sino que está conformada por varios tubos cilíndricos.

Dependiendo del tipo de instalación, estos tubos contienen agua o un compuesto variable no tóxico que será el que a través de un serpentín interno localizado dentro del depósito procederá a calentar el agua contenida.

Dentro de los distintos tubos que existen en la actualidad podemos destacar la última tecnología que es conocida como heat pipe y que funciona elevando la temperatura de un líquido volátil que hay en el interior del tubo sellado al vacío hasta alcanzar los 30 °C. A alcanzar esta temperatura, el líquido se va transformando en vapor con lo que tiende a subir calentando la superficie superior del tubo.

En este punto comienza a condensarse cediendo así dicho calor y bajando de nuevo a la parte inferior para comenzar el proceso de cero.

Existen distintos tipos de tubos de alto vacío, aunque podemos destacar los tradicionales de vidrio y los de polipropileno. Los primeros se suelen utilizar fundamentalmente para calefacción, suelo radiante y agua caliente sanitaria, mientras que el polipropileno es destinado fundamentalmente a la climatización de piscinas.

La razón principal se debe a que es más económico aunque precisa de una mayor superficie.

Las ventajas de este tipo de instalación es que son mucho menos pesadas que los captadores planos, más económicas y además se obtiene un rendimiento muy superior.

La energía termodinámica

Y por otra parte también tenemos la energía termodinámica, cuyos equipos cuentan con una estructura que generalmente se compone de placas termodinámicas, un compresor y un acumulador.

Cuenta con una gran eficiencia y permite la instalación de las placas incluso en el interior de la vivienda (aunque esto resta rendimiento). Sin embargo, como aspecto negativo destacamos la necesidad de conectar el compresor a la red eléctrica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *