La actualización obligatoria a Windows 10 y cómo evitarla

No hay duda alguna de que Microsoft quiere imponer su nuevo sistema operativo Windows 10 es por encima de todo, y esa es la razón por la que a finales del año pasado tomó la decisión de informar que la actualización pasaría de ser opcional a recomendada, algo que formaba parte de un plan que estaba por desarrollar.

La actualización obligatoria a Windows 10 y cómo evitarla

Actualización opcional y actualización recomendada de Windows 10

Aunque a priori parezca que no existen diferencias más allá de una sencilla apreciación, en realidad detrás hay mucho más de lo que podemos imaginar.

La razón por la que Microsoft ha decidido pasar de considerar la actualización de Windows 10 de opcional a recomendada se debe a que de esta forma podía incluirla dentro de las actualizaciones automáticas.

Efectivamente, os estáis haciendo bien a la idea, y es que todo aquel que tenga activadas las actualizaciones automáticas en Windows 7 y Windows 8 se despertará una mañana, encenderá el ordenador y podrá ver, no sin cierto asombro, que la interfaz ha cambiado por completo al nuevo Windows 10.

Básicamente quiere hacer todo lo posible por que todos y cada uno de nosotros nos pasemos al nuevo sistema operativo nos guste o no.

Este cambio ha tomado efecto desde el día 1 de febrero, de forma que todo aquel que tenga activadas las actualizaciones automáticas debe tener muy claro que cualquier día verá que el entorno de su sistema operativo ha cambiado por completo.

Como evitar la actualización automática de Windows 10

Si queréis seguir utilizando anteriores sistemas operativos lo podréis hacer sin problemas a través del Panel de control. Lo único que tenéis que hacer es acceder al apartado de Sistema y seguridad y seguidamente haremos clic en Windows Update.

La actualización obligatoria a Windows 10 y cómo evitarla b

Aquí no tendremos más que desactivar las actualizaciones automáticas, pero por supuesto, para garantizar la máxima seguridad, cada cierto tiempo deberemos consultar las nuevas actualizaciones para ir instalando las que consideremos necesarias.

No debéis olvidar que, por defecto, tanto Windows 7 como Windows 8 llegan con las actualizaciones automáticas activadas, por lo que se trata de un proceso que deberemos realizar en cualquier caso.

Y qué hago si ya se ha instalado Windows 10

Debido a que las actualizaciones comenzaron a partir de este 1 de febrero, algunos de vosotros es posible que ya os encontréis con Windows 10 instalado.

En este sentido tampoco os tenéis que preocupar demasiado, ya que si queréis volver de nuevo a un sistema operativo anterior, lo único que tenéis que hacer es realizar el cambio antes de que transcurran 31 días desde la instalación.

Efectivamente, podemos revertir todo el proceso aunque para ello vamos a tener un tiempo limitado, por lo que no debemos dormirnos en los laureles ya que de lo contrario nos podemos encontrar con que no existe la posibilidad de volver de nuevo a ese sistema operativo que por una razón u otra nos gusta más.

Más de: Noticias, Sistemas operativos,

Dejar un comentario