La NSA no podrá espiar más llamadas en EE.UU.

Los escándalos de escuchas en las llamadas parece que cesarán, al menos en Estados Unidos. Y es que a partir de mañana la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) no podrá recolectar de forma indiscriminada los metadatos de las llamadas telefónicas que realizan los ciudadanos estadounidenses.

NSA-Heartbleed

Mañana mismo entra en acción la Freedom Act, un acta en la cual se estipula que estas escuchas ya no podrán realizarse como hasta ahora. Sin duda alguna una victoria para la privacidad de los usuarios, y algo que limita de forma notoria el programa de monitorización que reveló Edward Snowden.

Una victoria sólo para los Estados Unidos

Es una victoria, sí, pero no completa. Gracias a la Freedom Act ahora las escuchas requerirán de un permiso judicial –algo que debería haber sido siempre necesario para evitar que sucediese lo que sucedió. Este permiso será necesario para realizar la petición a las operadoras para poder espiar las comunicaciones en un plazo máximo de seis meses, de forma continuada.

Lamentablemente este triunfo se limita a los Estados Unidos y a sus residentes. La Agencia de Seguridad Nacional no solo recopiló los metadatos de usuarios estadounidenses en estos últimos años, y no todo lo que han hecho ha sido en territorio americano. Esperemos que pronto se puedan ver actas como ésta en la que también se haga referencia a otros países afectados por estos espionajes.

El acta hace que lleguemos a un compromiso razonable que permite que podamos seguir protegiendo nuestro paísy al mismo tiempo llevar a cabo diversas reformas“, afirmó Ned Price, uno de los responsables de la agencia.

Los metadatos que han sido recolectados por la NSA en estos últimos cinco años serán almacenados hasta el próximo 29 de febrero, con el objetivo de “ofrecer integridad a los datos”. Después de esa fecha serán eliminados de forma definitiva, por lo que la agencia no debería de disponer de ellos nunca más.

Más de: Noticias

Dejar un comentario