La nueva pantalla ultrafina y flexible del KAIST

Los nuevos sistemas tecnológicos portátiles y la necesidad de llevarlos siempre encima de la forma más cómoda que sea posible es uno de los alicientes para este grupo de científicos del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea del Sur que es conocido por las siglas KAIST, y ahora también por estar trabajando en una de las pantallas flexibles y ultra finas más interesantes en la actualidad.

La nueva pantalla ultrafina y flexible del KAIST

Las nuevas pantallas ultrafinas y flexibles

Debido a las necesidades y aumento de la exigencia de los clientes, son muchos los científicos que se encuentran trabajando en proyectos que lleven a conseguir una pantalla lo suficientemente fina y lo suficientemente flexible para que se adapte, entre otros, a nuestra propia piel.

Este tipo de producto no es fácil de conseguir, ya que debemos tener en cuenta, entre otros, que se verá afectado por la temperatura de la piel así como por los gestos, golpes y arañazos que le podamos dar, razón por la cual es esencial tenerlo todo bien claro antes de sacar al mercado un producto que se podría acabar precipitando por el precipio.

En busca de la solución más efectiva

Hasta la fecha, lo más habitual ha sido utilizar materiales de base inorgánica, pero los plásticos tienen el inconveniente de que se ven afectados por las inestabilidades climatológicas, aunque para solucionarlo, este equipo de investigación del KAIST ha optado por crear una serie de transistores de óxido de película delgada, más conocidos popularmente por TFT, para la parte posterior de la pantalla.

Gracias a este sistema, no sólo disfrutaremos de un panel con más resistencia y mejor adaptado, sino que además también se adherirá sin problemas a nuestra piel, consiguiendo de esta forma uno de los principales objetivos de estas investigaciones, que es conseguir instalar la pantalla de nuestro dispositivo directamente en nuestro brazo, de forma que podamos desde ver hasta interactuar con el aparato de una forma más rápida, efectiva y por supuesto también mucho más cómoda.

La nueva pantalla ultrafina y flexible del KAIST b

Por otra parte, estas nuevas tecnologías también encuentran un importante bloqueo en un sentido, y es que, ¿de qué sirve conseguir fabricar este panel si el precio no es accesible al mercado?, pues bien, esta barrera también parece haber sido superada, aunque evidentemente por el momento no nos han facilitado información en relación al precio final, entre otras cosas porque es imposible calcularlo por el momento, pero esperamos que finalmente se consiga y pronto podamos comenzar a disfrutar de estos sistemas tan interesantes.

Pero además no sólo estamos hablando de un avance en relación con las pantallas en la piel, sino que además también ayudará a sentar bases que permitan crear dispositivos flexibles y mucho más adaptables que mejoren la portabilidad, pesen menos, y por supuesto ofrezcan mejores prestaciones que los que conocemos a día de hoy, y es que no debemos olvidar que la tecnología cambia a pasos agigantados en muy poco tiempo, por lo que estos sistemas más de película de ficción que de realidad, muy pronto podrían ser más comunes de lo que podamos imaginar.

Más de: Ciencia, Noticias,

Dejar un comentario