Saltar al contenido

La prótesis fabricada con una impresora 3D

Los avances tecnológicos se suceden día tras día, y es increíble ver cómo algunos de ellos nos pueden ayudar no sólo a disfrutar de una mejor experiencia, sino que a la vez ayudan a personas a mejorar su calidad de vida. En esta ocasión vamos a hablar sobre una prótesis fabricada con una impresora 3D que permitirá a una niña utilizar su mano izquierda.

La prótesis fabricada con una impresora 3D

Los problemas de Hayley Fraser

Esta niña de tan sólo cinco años nació con un problema que impidió que los dedos de su mano izquierda se desarrollasen.

Esto hizo que sus padres se esforzasen en encontrar sistemas que le permitiesen normalizar su situación, y para ello fabricaron una prótesis de yeso que en principio mejoraba su calidad de vida, aunque no tanto como debía.

Otra opción viable era la de proceder a la cirugía, pero se trataba de una operación bastante complicada a través de los que se buscaba extraer uno de los dedos de los pies para colocarlos en la mano. Evidentemente se trataba de una decisión muy difícil, y más teniendo en cuenta los riesgos que supone un tipo de cambio del estilo.

Por ello, optaron por buscar información por Internet con la esperanza de encontrar un sistema que le permitiese contar con una mano útil sin tener que proceder a este tipo de operaciones, y sin comerlo ni beberlo, encontraron de forma inesperada la solución a través de las impresoras 3D.

El cambio rotundo en la vida de Hayley

Ni cortos ni perezosos se pusieron en contacto con E-Nable, una asociación norteamericana donde voluntarios diseñan y fabrican prótesis para niños. Entre dichos voluntarios destacan los ingenieros, los cuales hacen posible los diseños de prótesis personalizados que se adaptan a la perfección a cualquier parte del cuerpo.

Gracias a su colaboración, la pequeña ahora no sólo puede realizar acciones tan normales para la mayor parte de los niños como abrazar su oso de peluche, sino que además supone un cambio rotundo en su autoestima.

Cabe destacar que a día de hoy, las prótesis buscan fundamentalmente pasar desapercibidas, pero el proyecto de E-Nable es todo lo contrario, permitiendo a los pequeños elegir incluso coloridos sorprendentes que permiten que se sientan orgullosos de lo que son, tanto por lo bueno como por lo malo.

Hasta la fecha, cada vez que se tenía que enfrentar a una visita o se ponía frente a una cámara para hacerse una foto, la pequeña escondía la mano porque estaba comenzando a ser consciente de su diferencia con los demás. Sin embargo, ahora su autoestima ha cambiado por completo, y está claro que se siente orgullosa de lo que es y de lo que tiene, algo sin duda inestimable.

Sin duda alguna, se trata de una opción fantástica que en poco tiempo se generalizará más de lo que imaginamos, dando una clara muestra de que la tecnología puede ser una de las mejores herramientas para ayudar a las personas a mejorar su calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *