La serpiente robótica de Daniel Goldman y su equipo

Los robots nos pueden ser de gran utilidad para conocer comportamientos que a menudo vemos en la naturaleza, y una buena muestra de ello es la serpiente robótica de Daniel Goldman y su equipo cuyo objetivo es analizar los sistemas que utilizan las serpientes para desplazarse ya sea por las dunas de arena como por árboles, etc.

Publicidad

La serpiente robótica de Daniel Goldman y su equipo

El desplazamiento de la serpiente

Y es que gracias a este proyecto, se ha conseguido averiguar las razones y los sistemas utilizados por las serpientes para desplazarse, realizando modificaciones que han ayudado a averiguar el por qué de su comportamiento.

Publicidad

El proceso a través del cual se ha conseguido llegar a una conclusión ha sido, en primer lugar, la creación de un robot que simula el cuerpo de una serpiente. Conforme han ido aumentando los retos, el equipo de investigación se ha visto forzado a ir realizando modificaciones hasta que consiguiesen mimetizar el robot con los movimientos de una serpiente de verdad.

Finalmente el objetivo ha sido alcanzado, logrando incluso que el robot consiga moverse por la arena del mismo modo que una serpiente de verdad, lo que ha ayudado a averiguar cuáles son los sistemas que utiliza el animal en sus desplazamientos.

La colaboración del zoo de Atlanta

Este proyecto se ha llevado a cabo a través de la investigación conjunta de las universidades de Georgia y Carnegie Mellon, aunque por supuesto han contado con la ayuda inestimable del zoo de Atlanta, lugar en el que no sólo han conseguido encontrar los entornos originales por los que se desplazan estas serpientes, sino que además también han tenido acceso a los animales con los que poder realizar las comparativas.

El mayor reto al que se tenían que enfrentar era a la dificultad para conseguir que el robot no se hundiese en las dunas de arena, algo que a priori era bastante complicado, pero que con las modificaciones adecuadas sin duda se ha acabado consiguiendo, lo que ha permitido averiguar los sistemas a través de dichos cambios, logrando un movimiento casi perfecto al creado por la naturaleza.

Uno de los aspectos y conclusiones que se han podido extraer es el hecho de que el sistema principal que utilizan las serpientes para poder desplazarse sin hundirse es combinando su longitud en función del desarrollo de la duna, modificando la inclinación de determinadas partes de su cuerpo y haciendo uso de combinaciones y variaciones basadas en función de dicha inclinación, eligiendo en todo momento las partes que deben permanecer en contacto con la arena y aquellas que se despegan.

Sin duda se trata de un proceso mucho más complicado de lo que pueda parecer a simple vista, pero la buena noticia es que el experimento ha conseguido alcanzar la conclusión que buscaba, y sin duda, estos razonamientos tendrán su utilidad en futuros experimentos y procesos, a la vez que puede ser un sistema a través del cual conoceremos mejor a estos reptiles, pudiendo aprender de ellos e incluso ayudarlos en determinadas circunstancias.

La serpiente robótica de Daniel Goldman y su equipo
Vota este artículo

Artículos relacionados: