Las huellas que dejamos al utilizar Windows

En esta ocasión vamos a conocer las principales huellas que dejamos al utilizar Windows, algo que muchos de nuestros lectores no saben pero que deberán prestar la atención adecuada para garantizar al máximo su seguridad y privacidad.

Publicidad

Las huellas que dejamos al utilizar Windows

El caché DNS

En primer lugar tenemos la memoria en la que se almacena la información relacionada con nuestra navegación a través de Internet.

Publicidad

Cada vez que visitamos una página, se almacenan datos de la misma, y uno de los principales objetivos es para conseguir una mayor velocidad durante nuestra experiencia en Internet. No obstante, es posible que estos datos no queramos que se mantengan en nuestro PC, ya que otras personas podrían saber los lugares que hemos visitado.

En el mercado podemos encontrar diversas aplicaciones como es el caso de CCleaner que nos permiten borrar la caché, aunque también podremos dirigirnos directamente mediante la ruta “ipconfig /flushdns” introduciéndola en la línea de comandos (sin las comillas) y desde aquí podremos hacerlo sin problemas.

Los dispositivos conectados al equipo

Por otra parte, también existe la posibilidad de saber qué dispositivos han sido conectados a través de USB a nuestro equipo. Esto quedará almacenado en el Registro de Windows.

De entre los distintos datos podremos encontrar la marca, modelo, número de serie, últimos cambios, etc. acerca de dichos dispositivos, algo que puede llegar a ser utilizado en nuestra contra en algunos casos.

Para poder borrar esta huella podemos utilizar aplicaciones como USBOblivion que nos ayudan a garantizar nuestra seguridad.

Archivos eliminados

Aunque eliminemos un archivo, la información puede seguir permaneciendo en nuestro PC, razón por la cual es importante proceder a los distintos sistemas de borrado seguro como es Hardwipe.

La razón de que los archivos se conserven incluso aunque los eliminemos de la papelera es que, para hacer que desaparezcan por completo, la única forma es reescribiendo varias veces la zona del disco en la que se encontraba almacenado, lo cual evita hacer Windows por defecto.

Conocer todos los archivos modificados

También existe un registro en el que se anotan todos los archivos que hemos modificado, incluyendo datos importantes como las fechas, accesos, etc.

En el caso de que queramos modificar estos datos podremos utilizar aplicaciones como File Touch.

El archivo de paginación

En este archivo también se pueden acabar almacenando muchos datos personales, por lo que es importante prestar atención para garantizar nuestra privacidad.

Generalmente ocurre en aquellos momentos en los que no disponemos de suficiente memoria RAM, con el objetivo de poder llevar a cabo determinadas tareas necesarias.

Para borrar el archivo, podremos hacerlo directamente en Windows a través del Registro, con lo que evitaremos este punto flaco, aunque también hay que tener en cuenta que nuestro equipo se ralentizará durante el apagado, ya que se verá obligado a proceder al borrado de dicha información.

No obstante es algo que deberemos tener muy en cuenta, ya que aquí se pueden llegar a almacenar contraseñas y algunos datos confidenciales que, en caso de ser accedidos por terceros, supondrá dejar en el aire nuestra seguridad.

Las huellas que dejamos al utilizar Windows
Vota este artículo

Artículos relacionados: