Los aviones no tripulados comienzan a ayudar en Ruanda

Los drones sin duda alguna van a ser de mucha utilidad para mejorar la calidad de vida en zonas remotas, y un buen ejemplo es la noticia que os dimos recientemente acerca de los drones que ayudarán en Malawi a diagnosticar el VIH. Sin embargo, en esta ocasión la noticia está relacionada con un dispositivo similar aunque no exactamente igual, y es que los aviones no tripulados también van a ayudar en este caso en Ruanda para entregar desde sangre hasta medicamentos, ambos recursos imprescindibles en un país azotado por las enfermedades y el hambre.

Los aviones no tripulados y su efectividad humanitaria

Está claro que no se trata de la primera vez que se utilizan aviones no tripulados para mejorar las condiciones de un determinado territorio, y es que nos permiten llegar con máxima seguridad a lugares que de otra forma resultaría verdaderamente complicado o incluso imposible.

Mientras que un dron nos puede ser muy efectivo en lugares de paz, los aviones no tripulados permiten mayores cargas a la vez que recorrer distancias superiores y a mayor velocidad, ideal para zonas de conflicto o para esos casos en los que necesitamos realizar con urgencia envíos de mayor capacidad.

Zipline International Inc. y los aviones no tripulados

Detrás de este proyecto está la empresa Zipline International Inc., la cual ha conseguido apoyo de Sequoia Capital así como de Google Ventures con lo que ha logrado hacer realidad el proyecto de entregar sangre y medicamentos en distintas regiones de Ruanda.

Eso sí, por el momento hay que esperar todavía a que llegue el verano, ya que antes no se podrá comenzar con el proceso, pero al menos se trata de una verdadera esperanza para un país que se encuentra entre los más pobres de todo el mundo.

Gracias a los nuevos avances, estos aviones no sólo recorren largas distancias sino que además también ofrecen una gran precisión a la hora de entregar las mercancías, evitando así riesgos innecesarios que podrían suponer la pérdida de muchos miles de euros a la vez que también dificultaría la situación en la que ya se encuentran estos habitantes.

Recientemente se han estado realizando las primeras pruebas y demostraciones que permiten encontrar todos los flecos que hayan podido quedar sueltos para realizar las correcciones necesarias que garanticen la máxima eficacia en la entrega.

El funcionamiento de este tipo de equipos es muy sencillo, ya que lo que hace es dirigirse hasta el punto indicado y configurado a través del GPS, y una vez en él se procederá a la apertura de la trampilla inferior de forma que caerá una caja de cartón que lleva incorporado un paracaídas que ayudará a que el aterrizaje sea lo más suave posible.

Gracias a los nuevos sistemas se consigue una gran precisión en la entrega, a la vez que evidentemente vamos a disfrutar de una rapidez nunca antes imaginada en estos lugares.

Además cabe destacar que el coste de este sistema se calcula igualaría a la entrega en moto, lo que significa que no aumentarían los gastos mientras que los riesgos y el tiempo se reducirían drásticamente.

Cada paquete podrá contener un máximo de 5 kg de peso y los vuelos serán de hasta un máximo de 30 minutos, lo cual sin duda es una ventaja considerable.

Más de: Noticias, ,

Dejar un comentario