Los cambios en el IVA digital de 2015

A partir del 1 de enero de 2015, el IVA digital ha sufrido una serie de cambios que vale la pena conocer. Por esa razón hoy vamos a analizar el modo en el que tendremos que hacer frente a los impuestos a partir de este año siempre y cuando queramos adquirir aplicaciones digitales.
Los cambios en el IVA digital de 2015

Publicidad

El cambio de los impuestos aplicados sobre los bienes digitales

Desde hace apenas un par de semanas, los cambios en relación con el IVA digital han entrado en vigor, lo cual supone finalmente un incremento del precio final en relación con un amplio abanico de contenido digital.

Antes de nada cabe destacar que estas modificaciones se refieren a contenido digital, es decir, no hablamos de dispositivos físicos, sino de productos como juegos, herramientas, aplicaciones, ebooks, etcétera.

Publicidad

Este aspecto va a afectar fundamentalmente en relación con los ebook, los cuales pasarán del 3% al 21%, al igual que en el caso de algunas aplicaciones que antes suponían un 15% y que también pasarán al 21%.

No obstante, aquellos que ya tributaban al 21% se mantendrán en la escala pero, ¿a qué se debe este cambio tan repentino? A continuación os explicamos las razones por las que se ha producido esta modificación.

Las razones de la subida del IVA digital de 2015

El caso es que nos habíamos acostumbrado a pagar un porcentaje disminuido en relación con el IVA digital, y la razón se debía a que hasta la fecha estos impuestos se pagaban a otros países distintos a los que nos encontrábamos. Es decir, los impuestos pagados por un español no se quedaban en España, sino que iba a financiar otros países distintos, con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo.

Los cambios en el IVA digital de 2015 b

Por ejemplo, los impuestos que pagábamos al adquirir artículos en Amazon se dirigían directamente a Luxemburgo, es decir, al lugar donde se encuentra la sede fiscal. Sin embargo, en Europa se considera que este aspecto no es justo para todos los países, por lo que finalmente se ha tomado la decisión de respetar los tipos de IVA de cada país de forma que los impuestos sean recaudados por el propio país donde se realiza la compra.

Es decir, a partir de ahora, todo el contenido digital adquirido en España será grabado con impuestos que irán a las arcas españolas, no a las arcas de otros países distintos.

El perjuicio para los clientes finales

En general, en la mayor parte de los casos apenas nos vamos a dar cuenta de esta subida, ya que generalmente se tratará tan sólo de céntimos, pero es evidente que el hecho de que en España los impuestos sean más altos hace que esta medida cree controversia.

Es decir, en el caso de que se produjese una bajada de impuestos, posiblemente la decisión nos beneficiaría, pero mientras mantengamos el IVA al 21%, esa diferencia la tendremos que abonar de nuestro bolsillo.

Por ello, los consumidores comienzan a pedir al Gobierno de España una bajada en el tipo de IVA para este tipo de productos, con el objetivo de abaratar el coste final de los productos digitales.

Los cambios en el IVA digital de 2015
Vota este artículo

Artículos relacionados: