Saltar al contenido

Los mitos acerca de las baterías de portátiles

Existen muchos mitos acerca de las baterías de portátiles, los cuales se relacionan fundamentalmente con sus cuidados y durabilidad. Por esa razón, hoy vamos a desmentir algunas de las creencias falsas a la vez que daremos recomendaciones que os ayudarán a cuidar de la mejor forma posible la batería de vuestros portátiles.

Image converted using ifftoany

Los mitos de las baterías de portátiles

Extraer la batería cuando no la utilicemos

Uno de los principales mitos y que curiosamente son más extendidos es el relacionado con que el hecho de dejar la batería conectada en nuestro ordenador portátil cuando lo tenemos también conectado a la red eléctrica hace que disminuya su vida útil.

Esta falsa creencia se debe a que todavía arrastramos viejas costumbres que adquirimos con las baterías de níquel, pero hay que tener en cuenta que en la actualidad ya no las utilizamos, y tenemos que comenzar a adaptarnos a las de ion litio que nos ofrecen algunas ventajas como esta en concreto. Por ello, aunque no la estemos utilizando, podemos estar totalmente convencidos de que la batería no es necesario extraerla del receptáculo, ya que en el momento en que se completa la carga, se procede de forma automática a su desconexión e interrupción del paso de energía eléctrica.

No interrumpir la carga de la batería

Este es otro de los errores que seguimos arrastrando. Gracias a las nuevas baterías que se encuentran instaladas en la práctica totalidad de ordenadores portátiles, podemos interrumpir la descarga sin preocuparnos por que esto afecte a su funcionamiento. Tampoco debemos preocuparnos a la hora de comenzar la carga de la batería aunque no la hayamos agotado por completo.

Esto se debe a que las nuevas baterías de portátil no tienen efecto memoria como las viejas, el cual hacía que perdieran su calibración.

Eso sí, con esto no debemos pensar que podemos interrumpir y reiniciar cada dos por tres, porque las baterías de ion litio también pueden perder su calibración. No obstante, esta situación apenas les afecta, y tendremos la posibilidad de volver a calibrarlas muy fácilmente.

La primera carga de la batería

Con las viejas baterías era imprescindible que la primera carga se realizase completa, lo que nos obligaba a enchufar el cargador durante al menos 12 horas continuadas, y en algunos casos hasta 48. Sin embargo, a día de hoy, esto no es necesario en absoluto.

Ahora podemos sacar directamente el portátil de la caja y comenzar a usarlo, ya que por norma general ya llegan con algo de carga aunque, eso sí, tenemos que proceder a cargar lo antes posible para evitar que descienda la carga en exceso.

Consejos para cuidar la batería de portátiles

En esencia, nuestro objetivo será evitar que descienda la carga de un 15 %, y si tenemos intención de utilizar la batería con cierta regularidad, evitaremos superar el 90 % de carga.

En el caso de que vayamos a estar sin utilizarla durante mucho tiempo, nos aseguraremos de cargarla por completo, ya que poco a poco irá perdiendo la carga, lo que puede hacer que las celdas se acaben dañando.

Finalmente tendremos que evitar el exceso de humedad y las temperaturas muy elevadas, y siguiendo estos consejos podremos estar convencidos de que ampliaremos al máximo la durabilidad de nuestras baterías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *