Los noruegos sucumben a la música en streaming

Spotify, Napster, Deezer, son solo algunos de los servicios de música en streaming que existen actualmente y que han conseguido que los noruegos eviten piratear la música de sus grupos favoritos. ¿Cómo lo sabemos? Gracias a la encuesta realizada por la IFPI (International Federation of the Phonographic Industry) noruega.  En el año 2009 hicieron una encuesta a los jóvenes (menores de 30 años) con una pregunta simple: “¿Realizas descargas ilegales? el 80% de los encuestados respondieron que sí. La misma pregunta se realizó en 2014, también a menores de 30 aunque con un resultado muy distinto. El pasado año, el 96% de los jóvenes noruegos aseguró no descargar música de forma ilegal.

Publicidad

Encuesta descargas ilegales

Spotify y WimP son los servicios de música en streaming que triunfan en Noruega, y los principales culpables de que las descargas ilegales hayan disminuido tanto. Pero la repercusión de esta clase de servicios no solo se ha visto en la piratería, también lo hemos podido ver en la industria. Las ganancias en el sector musical por parte del formato digital han pasado a suponer un 75% del total.

Publicidad

El responsable de la IFPI asegura que el aumento de la música digital vía streaming y la reducción de la piratería están directamente ligados. “Ahora ofrecemos servicios mejores para el usuario que las plataformas ilegales”. Esa es la principal razón por la cual habrían descendido las descargas ilegales de tal manera en Noruega.

¿Más beneficios para los artistas? Nada de eso

Ingresos mercado musical noruego

Si bien los servicios de música en streaming pagan a los artistas, la remuneración que éstos obtienen es ínfima. A pesar de haber pasado de un 80% de piratería al 4%, los ingresos del mercado musical a penas se han movido de dónde estaban.

Te podría interesar  Touch Preview, la nueva e interesante función de Spotify

El total de ingresos del mercado musical noruego en 2014 fue de 601 millones de NOK -corona noruega, la moneda noruega- (77,1 millones de dólares), mientras que en el 2009 era de  592 millones de NOK (unos 76 millones de dólares). El mercado digital pasó de suponer 89 millones a 515 millones de NOK en estos cinco años, aunque los ingresos totales prácticamente no se han movido.

La venta por discos cae, y a pesar de no hacerlo al mismo ritmo que avanza el mercado digital se sigue viendo un movimiento mínimo de dinero.

Esta es razón suficiente para que muchos artistas hayan decidido abandonar los servicios de streaming, como Taylor Swift que retiraba su música de Spotify por lo poco que pagaban. Desde las plataformas aseguran que están en su infancia, y que cuando los usuarios de más edad den el salto a la música digital se verá un cambio en la distribución de los beneficios.

Los noruegos sucumben a la música en streaming
Vota este artículo

Artículos relacionados: