Malawi y los drones que ayudan a acelerar el diagnóstico del VIH

Cada vez son más las utilidades asignadas a los drones, ya sea como policías o incluso como carteros entre otros, y en esta ocasión también como médicos. Bueno, como médicos quizás no, pero si como elementos indispensables para ayudar a acelerar el diagnóstico del VIH en Malawi.

Malawi y los drones que ayudan a acelerar el diagnóstico del VIH

El objetivo: ayudar a los niños africanos

Se trata de un proyecto puesto en marcha por Unicef a través del cual se quiere acelerar las pruebas del VIH con el objetivo de tener más posibilidades de salvar a los niños africanos que se encuentran en mayor riesgo de contraer la enfermedad.

A priori parece que tampoco estamos hablando de nada que tuviese por qué cambiar realmente la estimación de vida de estos niños, pero es esencial tener en cuenta que las cosas en Malawi no funcionan del mismo modo que aquí, sino que, tras realizar un análisis, para poder obtener un resultado, el tiempo aproximado de espera se eleva hasta los dos meses.

Esto hace que enfermedades como es el caso del VIH no sean detectadas a tiempo, con el consiguiente aumento de gravedad y la imposibilidad de parar una amenaza que cada año se lleva por delante más de 10.000 niños.

La razón de tanta espera en Malawi

Evidentemente, la razón de que los análisis tarden tanto en llegar y devolver las pruebas se debe a la mala comunicación del lugar con los laboratorios, y es que hasta la fecha esta sangre se enviaba por carretera ya sea en ambulancia o en moto.

Sin embargo, los drones van a ser perfectos en este sentido, consiguiendo un diagnóstico precoz, algo indispensable para poder tratar a los pequeños lo antes posible.

No olvidemos que el objetivo no es sólo curar a los niños sino también erradicar la enfermedad, y para conseguirlo es necesario que todos los procesos se lleven a cabo lo más rápidamente posible, algo de lo que cada vez estamos más cerca gracias a inventos como el dron.

El primer vuelo ha sido todo un éxito

Ya se ha realizado el primer vuelo de prueba para enviar sangre para analizar al laboratorio, para lo cual el dispositivo ha tenido que recorrer un total de 10 km en línea recta hasta llegar al Hospital Central de Kamuzu.

Sin duda se trata de una fantástica noticia que nos devuelve la esperanza y sobre todo acaba con esa sensación de impotencia que muchos de los voluntarios y trabajadores del país han estado sufriendo, debido a la imposibilidad de poder detectar la presencia de la enfermedad con la suficiente antelación, para poder comenzar con el tratamiento que permita a los pequeños aumentar la estimación de vida.

Sin duda alguna, pese a que los drones también nos están trayendo algunos quebraderos de cabeza debido a personas irresponsables o con malas intenciones, no hay duda alguna de que en general suponen un avance muy importante que está ayudando a salvar miles de vidas, y eso que prácticamente todavía se encuentra en pañales, ya que hay muchas mejoras que introducir como el aumento de la autonomía y nuevas condiciones de seguridad entre otros.

Más de: Noticias,

Dejar un comentario