Moto G de cuarta generación: ¿qué sabemos hasta ahora?

A estas alturas, no caben dudas de que cuando pensamos en smartphones no demasiado costosos pero que puedan ofrecernos un rendimiento fluido, y sobre todo sostenido en el tiempo, el Moto G es una de las mejores opciones. Desde su primera versión, la lanzada en 2013, Motorola ha demostrado que se puede hacer un buen móvil por alrededor de 200 euros, y por eso ya estamos ansiosos por conocer qué traerá de interesante el Moto G de cuarta generación, y cuándo llegará al mercado.

Moto G de cuarta generación 2

Fecha y características del Moto G de cuarta generación

Lo primero que no queremos dejar de mencionar acerca del Moto G de cuarta generación es que si hasta ahora Motorola ha ido lanzando las diferentes versiones de este dispositivo con 10 meses de diferencia, el del 2016 tendría que llegar aproximadamente para mayo o junio, un buen momento para actualizar nuestro Moto G de primera o segunda generación si es que aún los tenemos funcionando -como un gran segundo móvil en mi caso-.

Comienza entonces el análisis de lo que podrían ser las principales características del Moto G de cuarta generación, comenzando por lo que tiene que ver con su potencia, a partir de un procesador Qualcomm de nueva generación como lo es el Snapdragon 430, que de seguro vendrá acompañado de una memoria RAM de 2 GB, hasta el momento solo disponible en la versión más poderosa del Moto G 2015, una que ha sido comercializada en menos cantidad y países que la que lleva 1 GB de memoria RAM.

De la misma manera, no podremos perder de vista que la pantalla del Moto G de cuarta generación daría un salto de calidad, pasando de las 5 pulgadas con resolución HD al mismo tamaño pero con calidad Full HD. De hecho, esta última era una de las mejoras que se esperaban para la tercera generación pero que finalmente fueron descartadas por Motorola, para no elevar demasiado su costo final.

El software del Moto G de cuarta generación volverá a ser uno de sus puntos fuertes, pues al correr una versión prácticamente pura de Android, sabemos que sus actualizaciones llegan antes que las de LG, Samsung, etc. Por eso, más allá de que saldrá de fábrica corriendo Android 6.0 Marshmallow, no tendremos inconvenientes es poder disfrutar siempre de las mejores versiones del sistema operativo de Google.

Luego, un último detalle que no queríamos dejar de considerar en torno al Moto G 2016 tiene que ver con que podría estar incorporando un sistema de carga rápida que mejore el rendimiento actual de su batería de 2500 mAh, que por otro lado se mantendría en esa capacidad o apenas aumentaría de forma ligera. De todos modos, se trata de otra novedad que podría ser muy bien vista por los usuarios.

Más allá de lo que son algunos otros cambios que podrían producirse en la cámara principal -ya mejoró notablemente con el salto a la tercera generación- queda claro que el Moto G de cuarta generación deberá ofrecer algo más para volver a conquistar a los usuarios, sobre todo ante la fuerte avanzada de los terminales chinos, que pueden brindarnos grandes prestaciones por precios más baratos de lo habitual.

Más de: Móviles, Noticias

Dejar un comentario