Smartphones 4K: ¿realmente sirve para algo?

Desde que LG no sorprendiera al lanzar su G3 con una pantalla con calidad QHD, sabíamos que el siguiente paso de los desarrolladores de móviles tenía que ver con los smartphones 4K, la revolución que experimentamos ahora en paneles frontales. En efecto, lo cierto es que todos sabemos de las bondades que tienen los televisores que alcanzan esta definición y la mejor experiencia notoria para el ojo humano, pero no tenemos tan en claro si vale la pena buscar un teléfono inteligente con pantalla de calidad 4K para un panel tan pequeña. El lanzamiento del Sony Xperia X5 en su versión Premium con esta definición siendo el primero de la categoría, ha vuelto a disparar la polémica al respecto.

Smartphones 4K

Lo primero que hay que decir en este sentido es que la resolución también conocida como UHD o Ultra Alta Definición, se viene imponiendo hace ya algún tiempo en los televisores, con una capacidad de resolución hasta cuatro veces superior a los 1080p del FullHD que estamos acostumbrados la mayoría de nosotros, y eso hace pensar que en móviles la diferencia puede ser igual de notoria. Por eso muchas de las mismas compañías que lanzan ese tipo de TVs y vienen obteniendo éxito marcado con el 4G en el salón de la casa, nos proponen ahora o lo harán en poco tiempo, que busquemos smartphones 4K para nuestro día a día, una demanda que ya se augura será concreta en 2016.

El problema es que al momento de analizar las ventajas y las desventajas que pueden plantearnos de momento los smartphones 4K, y sobre todo el costo diferencial que tendrán éstos cuando comiencen a ser comercializados de forma masiva, no queda claro que sea realmente conveniente inclinarse por ellos, no al menos hasta que la cantidad de contenidos valga la pena. Quien a día de hoy adquiera un móvil con pantalla UHD, apenas tendrá contenidos o servicios adaptables a esa calidad, y en realidad solo notarán una mejor experiencia cuando apuesten por la realidad virtual, que como bien sabemos se pixela al utilizar gafas y dispositivos con calidades Full HD o 2K.

Ahora bien, en contrapartida quedan por analizar las desventajas que supone una pantalla 4K a día de hoy, y paradójicamente debemos decir que una de las más importantes tiene que ver con un aspecto que los desarrolladores de móviles parecen seguir dejando de lado a pesar del paso de las generaciones, y que se relaciona con la capacidad de autonomía de estos teléfonos. Imaginemos que si un móvil con pantalla HD o Full HD nos come de forma literal la batería en estos días, difícilmente pueda haber una ampliación en la capacidad de las mismas como para soportar el uso sostenido de contenidos en calidad 4K, y tendríamos que ir con el cargador a todas partes.

La cosa no termina allí, pues supongamos que no nos importa tener que cargar el móvil un par de veces durante toda la jornada, aún queda el eterno dilema de si el ojo humano es verdaderamente capaz de distinguir entre una resolución buena, o una excepcional como sería el caso de la 4K, y para decepción de muchos, nuestro sentido de la vista no está tan desarrollado. En efecto, el ojo humano distingue calidades de hasta 720 ppi, cerca de los 577 ppi que hoy ofrece por ejemplo el Samsung Galaxy S6, pero bastante por debajo de los entre 800 y 900 ppi que podrían tener los smartphones 4K de la próxima generación, es decir, que pagaríamos por una característica que disfrutaremos solo en parte.

Más de: Móviles

Dejar un comentario