Telegram sabía que ISIS usaba su sistema antes del 13-N

Los ataques conjuntos por parte del Estado Islámico sobre París del pasado viernes, llevaron a la comunidad internacional a comenzar una guerra contra ISIS en todos los estamentos posibles, incluyendo entre ellos también lo que tiene que ver con las comunicaciones vía Internet y aplicaciones móviles, al punto de que se descubrió que Telegram, una app de mensajería instantánea al estilo de WhatsApp, había servido como base de operaciones para muchos de estos actos de terrorismo. Sin embargo, la cuestión que se abre ahora, tal vez igual o más grave aún, es que al parecer, el CEO de Telegram tenía completamente claro que los terroristas se comunicaban utilizando sus servicios.

Telegram ISIS

Pavel Durov, CEO de Telegram, en el punto de mira

En efecto, sucede que el mismo Pavel Durov, CEO de Telegram, afirmó durante el pasado mes de septiembre ante el panel de TechCrunch en una de sus últimas apariciones públicas, que él ponía la privacidad de los usuarios por encima de cualquier otra cosa, y ante la consulta de si podía dormir tranquilo sabiendo que algunos grupos como ISIS podrían estar utilizando su plataforma para planear violencia, él contestó que se sentía perfectamente tranquilo con esa situación, como podemos observar en el video que forma parte de este artículo, a través de este enlace.

Si bien luego de perpetrados los ataques del viernes pasado en París que se llevaron la vida de personas Durov no ha vuelto a manifestarse acerca de sus pensamientos en este sentido, sí es un hecho que Telegram ha bloqueado una enorme cantidad de cuentas pertenecientes a ISIS o personas de alguna forma relacionadas con el reclutamiento tanto de armas, como de dinero o incluso soldados a través de las redes sociales e Internet. Es decir, sintieron remordimiento solo luego de ocurridos los atentados antes mencionados.

Privacidad vs seguridad

En aquella conferencia, de hecho, el CEO de Telegram repitió en varias ocasiones que a su entender WhatsApp apestaba, considerando que se trata de una aplicación a la que fácilmente pueden ingresar organismos de seguridad internacional, todo lo contrario de lo que ocurre con Telegram, donde al estar todos los contenidos completamente encriptados, con varios niveles de protección, se les hace prácticamente imposible a los investigadores conseguir datos en tiempo real de lo que están planeando sus usuarios.

Lamentablemente, parece que esta guerra de estilos entre Telegram y WhatsApp desembocará en que los usuarios tengamos que optar entre una solución de mensajería instantánea que protege nuestra intimidad a cambio de posibilitar también la de los potenciales terroristas, o una que entrega todos nuestros datos a los organismos de seguridad y defensa, a cambio de una supuesta mayor tranquilidad.

Claro, tampoco es un detalle menor el hecho de que si Telegram hubiera estado atenta a través de sus propios veedores a todas las conversaciones que mantenían los integrantes de ISIS entre ellos mediante esta plataforma, nos habríamos ahorrado la tragedia de París, ellos no estarían en la mira por liberarles una comunicación segura, y la privacidad de los usuarios no volvería a estar en discusión en pos de una mayor seguridad.

Más de: Aplicaciones y Servicios

Dejar un comentario