Tipos de energía solar

En esta ocasión vamos a hablar acerca de los distintos tipos de energía solar más habituales que podemos encontrar en la actualidad, con el objetivo de que todos nuestros lectores puedan analizar la viabilidad de cada uno de ellos.

Todo sobre la energía solar

Energía solar eléctrica

Empezamos con la electricidad, es decir, con las placas solares que tienen la capacidad de producir energía eléctrica para diversos usos.

En este sentido tan sólo encontramos una opción viable en estos momentos que es la fotovoltaica.

Publicidad

Captador fotovoltaico

La energía fotovoltaica se basa en la utilización de un sistema a través del cual se capta la radiación solar con el objetivo de transformarla en energía eléctrica.

Este sistema cuenta básicamente con tres componentes principales que son los captadores solares, es decir, las placas que la mayor parte de nuestros lectores habrán visto en alguna ocasión, un conversor para convertir la electricidad y un acumulador, es decir, la o las baterías donde iremos almacenando la electricidad que no hayamos consumido.

Este tipo de energía nos permitirá su utilización para cualquier tipo de sistema que se alimente con energía eléctrica, es decir, nos podrá servir desde para encender luces hasta hacer funcionar motores, frigoríficos y otros electrodomésticos, televisiones y equipos informáticos, etcétera.

Energía solar térmica

Sin embargo, si lo que queremos es calentar agua, evidentemente con la energía fotovoltaica podremos hacerlo sin problemas, pero hay un sistema que es mucho más eficiente y que es mediante la utilización de la energía solar térmica.

En este sentido encontraremos tres opciones distintas.

Captador plano

En primer lugar tenemos los tradicionales captadores planos que son los que la mayor parte de vosotros habrá visto en alguna ocasión. Se suelen colocar en viviendas y en instalaciones deportivas y tienen una apariencia muy similar a los captadores fotovoltaicos, aunque en realidad no tienen nada que ver los unos con los otros.

Estos captadores son cada vez menos utilizados, ya que aunque sirven para agua caliente sanitaria, climatización de piscinas y calefacción, en realidad cuentan con un rendimiento menor que el de los tubos de alto vacío.

Tubos de alto vacío

Se trata del último sistema y el que más fuertemente está entrando en el mercado. Es utilizado para calentar agua con el objetivo de utilizarla para agua caliente sanitaria, calefacción y suelo radiante y climatización de piscinas.

Como ventajas cuenta con una mayor superficie que el captador plano, ya que al disponer de distintos captadores de forma tubular, aumenta la superficie en la que la radiación incide reduciendo el tamaño del conjunto. Por otra parte también pesan mucho menos con lo que nos ahorramos tener que realizar cálculos para la seguridad y, además, son bastante más económicos.

Existen distintos tipos que iremos conociendo más adelante.

Captador termodinámico

Finalmente también podemos optar por la energía termodinámica, la cual englobamos dentro de la energía térmica pero en esta ocasión utilizamos unos captadores que pesan muy poco y permiten colocarlos en prácticamente cualquier sitio que queramos. Incluso llegan a funcionar instalándolos en el interior de la vivienda.

El aspecto negativo de estos captadores es fundamentalmente que para funcionar precisan de la utilización de un compresor, el cual, aunque gasta poca electricidad, ya es un añadido por el que muchos usuarios deciden seguir con los tubos de alto vacío.

Publicidad

Artículos relacionados: