Uber apuesta por los coches autónomos

Uber es una empresa que ha estado rodeada de polémica debido a que plantaba cara al mundo del taxi. Sin embargo, esta vez vuelve a salir de nuevo a la palestra pero por un caso completamente distinto, y es que ha decidido apostar por los coches autónomos, diciendo adiós a los conductores que hasta la fecha se beneficiaban de este sistema con el que podían trabajar como taxistas pero sin abonar la licencia.

Uber apuesta por los coches autónomos

El problema de la licencia profesional y los conductores de Uber

Hay que tener en cuenta que Uber es un sistema muy interesante, pero que a la vez también entraña algunos peligros importantes.

Cabe partir del hecho de que cualquiera que esté interesado puede ser conductor de Uber, lo que significa que, entre todos ellos, de la misma forma que encontraremos buenos conductores, también los encontraremos negligentes.

El hecho de no tener la necesidad de obtener una licencia profesional hace que uno nunca sepa realmente la profesionalidad y capacidad de respuesta al volante de la persona que nos está trasladando, y es que no debemos olvidar que muchos han optado por convertirse en conductores de Uber precisamente tras la crisis, por lo que nos podemos encontrar prácticamente cualquier cosa que imaginemos.

Uber sabe que esto es un problema para algunos que podrían ser clientes y que finalmente deciden seguir con el sistema de taxi habitual, y es por ello que ha tomado la decisión de que, en un futuro relativamente próximo, todos sus vehículos estarán gestionados de forma autónoma, es decir, mientras necesitaban a los conductores, les doraban la píldora, pero ahora han pensado que es mejor deshacerse de ellos para mantener el negocio sin tantas complicaciones.

La compra de Otto por parte de Uber

Una de las cosas que han demostrado que Uber va en serio es la reciente adquisición de Otto, una empresa que está especializada en el desarrollo de equipos de conducción autónoma para camiones.

Éstos sistemas están comenzando a ser añadidos en vehículos de la flota particular de Uber, y evidentemente la intención es que este sistema sustituya a los conductores.

Uber apuesta por los coches autónomos b

Cabe destacar que en este caso no estamos hablando de construir un vehículo autónomo, sino que lo que haríamos sería adaptar los vehículos que normalmente encontramos por la calle a este sistema de funcionamiento autónomo, lo cual es evidentemente mucho más económico y requiere menos tiempo de desarrollo.

A su vez, Uber también ha llegado a un acuerdo con Volvo para hacer uso de sus coches autónomos, y para ello ha anunciado la compra de 100 Volvo XC90s que irán destinados a Pittsburgh, poniéndose ya en marcha además de contar con la capacidad de conectar directamente con los clientes a través de la llamada.

Como se trata de una serie de pruebas que están realizando para comprobar la viabilidad, no sólo se tratará de transporte gratuito, sino que además en todo momento habrá en su interior un ingeniero de Uber que tomará el mando en el caso de que exista algún tipo de problema.

Más de: Economía y Empresas, Innovación Motor,

Dejar un comentario