Un diésel menos contaminante ya es posible

Últimamente la tecnología está teniendo muy en cuenta los problemas de contaminación que sufrimos, y aunque todavía queda mucho camino por recorrer, lo cierto es que los pasos se van dando en la dirección correcta en la mayor parte de los casos. Un buen ejemplo de ello es la creación de un diésel menos contaminante, una opción fantástica que permitirá disfrutar de un combustible mucho más limpio y que vierte una menor cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera.

Un diésel menos contaminante ya es posible

Un diésel europeo menos contaminante

Para llevar a cabo este proyecto se han unido diversos científicos de la Universidad de Utrecht y de la KU Leuven de Países Bajos y Bélgica respectivamente.

El resultado ha sido la producción de un combustible diésel que emite una menor cantidad de CO2, y para ello se ha utilizado un catalizador el cual cuenta con dos funciones químicas llevadas a cabo a través del platino y un ácido sólido.

Lo que se produce es un choque de las moléculas del combustible que se sucede entre el metal y el ácido, pero el error hasta la fecha era pensar que ambos sólidos debían estar lo más cerca posible en el catalizador, cuando en realidad la separación precisamente es lo que nos permite obtener un combustible menos contaminante.

Un nuevo diésel ecológico

En principio la solución es bastante sencilla como podemos ver, pero eso sí, como siempre ocurre en estos casos es importante realizar más pruebas hasta estar totalmente convencidos de su funcionamiento, a la vez que también será imprescindible crear los nuevos catalizadores.

Un diésel menos contaminante ya es posible b

No obstante se calcula que aproximadamente en un plazo de entre 5 y 10 años este nuevo proyecto será una realidad y se convertirá en una alternativa fantástica para reducir la contaminación.

Pero, ¿por qué invertir en nuevos combustibles fósiles?

A muchos de vosotros os habrá venido a la cabeza esta duda, y es que precisamente nos encontramos en un momento de la historia en el que lo que estamos intentando es dejar atrás los combustibles fósiles y dar lugar a la entrada de otros nuevos sistemas que nos garanticen un transporte mucho más limpio y ecológico.

Sin embargo no todo es tan fácil como parece, y es que conseguir transformar por completo la industria es algo que va a llevar muchos años por delante, razón por la cual no debemos olvidarnos de los sistemas que se utilizan en la actualidad, y en este sentido deberemos seguir intentando ajustar en la medida de nuestras posibilidades la contaminación antes de que se produzca el cambio real a las nuevas fuentes de energía renovables.

Básicamente se trata de una mejora durante el proceso, la cual nos va a beneficiar considerablemente ya que entre un granito de arena y el otro la contaminación de nuestras ciudades irá descendiendo de forma paulatina en los próximos años.

Más de: Innovación Motor, Noticias

Dejar un comentario